En lo que va de año ha anunciado el recorte de 93.800 empleos

La banca internacional se embarca en otra ola de despidos masivos

Las entidades financieras vuelven a sacar la tijera ante sus pobres resultados semestrales y la renqueante marcha de los países desarrollados. En lo que va de año, los bancos internacionales han anunciado que eliminarán 93.802 puestos de trabajo. El ajuste se aproxima al realizado en los meses que siguieron a la quiebra de Lehman Brothers.

Vuelven las vacas flacas. Tras un paréntesis de contrataciones, los grandes conglomerados financieros han iniciado este año un fortísimo ajuste de personal. Desde enero, las principales entidades han anunciado que eliminarán 93.802 puestos de trabajo, según datos recopilados por Bloomberg. Es una cifra próxima al 4% de su plantilla total.

Este recorte es el mayor que padece el gremio desde otoño de 2008. En los 15 meses que siguieron a la quiebra de Lehman Brothers, desaparecieron 192.000 empleos. Considerando que aún queda una cuarta parte del año por delante y el ritmo al que van las entidades, es muy posible que al cierre de 2011 su censo laboral descienda en más de 100.000 personas.

La parte del león de los ajustes corresponde a la banca británica. HSBC, Lloyds, Barclays y RBS suman más de 52.000 despidos. Entre tanto, los grupos estadounidenses tienen intención de reducir su base de personal en unas 10.000 personas. Los recortes llegan después de los ambiciosos programas de contrataciones de 2010 destinados a reforzar las áreas de banca de inversión. Al final, la marcha de la economía no se ha ajustado a las expectativas. Los grupos han presentado unos resultados semestrales decepcionantes y es previsible que el resto del año no mejore.

En el año que siguió a la quiebra de Lehman se redujeron 192.000 puestos

La mayor parte de los ajustes anunciados corresponden a entidades de crédito. Pero el mundo del seguro también reduce personal. Es el caso de PZU, Willis y Irish Life & Permanent

Algunas entidades han hecho público que aplicarán los recortes este mismo año, caso de Barclays. Otras los repartirán hasta 2013, como UBS, RBS, HSBC o Nordea.

Por divisiones, tendrán una especial incidencia en la banca inversión, mientras que por países Reino Unido será el más afectado. En España impactará la reestructuración de la red comercial de Barclays en el país. El banco británico se suma así a la reconversión que vive la banca ibérica. A raíz de las fusiones iniciadas hace dos años, las cajas han decidido reducir su plantilla en 12.108 personas. Ya han ejecutado un 76% de este recorte.

Razones para rebajar los costes

Varias razones empujan a las entidades a acometer drásticos programas de recortes de gastos y personal. Los tipos de interés se mantienen bajos en las grandes economías del mundo y, a su vez, el crédito se muestra anémico. Estos factores impactan de lleno en las primeras líneas de la cuenta de resultados.

Por otra parte, los mercados financieros viven días de vértigo a causa de las dudas sobre la solvencia de España, Italia y Francia. Este factor pesa sobre los ingresos que cosechan las entidades con la intermediación en la compraventa de títulos de renta fija, acciones y bonos corporativos, así como la facturación derivada del asesoramiento en fusiones y adquisiciones.

La regulación es un tercer frente abierto. Las entidades deberán hacer acopio de más capital y de mejor calidad para cumplir con Basilea III, el nuevo marco internacional de solvencia bancaria. Por último, sobre la cuentas inciden algunos factores locales, como la nueva normativa sobre tasas de intercambio para tarjetas de débito en EE UU.

Todos estos factores llevan a los bancos a priorizar sus inversiones. No es raro ver cómo las entidades sueltan lastre en mercados maduros y poco rentables, y refuerzan sus equipos de manera decidida en países como China, India o Brasil.