Pelea por la petrolera líder

Los socios apuestan por un consejero delegado

Quieren recuperar una figura que Brufau suprimió en 2005

El acuerdo suscrito entre Sacyr Vallehermoso y la petrolera mexicana Pemex en Repsol tiene un punto clave: quitar los poderes ejecutivos al presidente de la compañía y recuperar la figura de un consejero delegado. Todo ello justificado por sus planes de ajustar la gestión de Repsol a "las mejores prácticas internacionales de gobierno corporativo y responsabilidad social corporativa, en defensa de todos sus accionistas y de las demás partes interesadas".

La medida busca desactivar a Antonio Brufau y romper con el modelo de gestión que este implantó en la petrolera tras su desembarco, procedente de Gas Natural. En enero de 2005, Brufau decidió asumir todo el poder ejecutivo en la compañía y prescindir del cargo de consejero delegado en el marco de una remodelación general de la estructura organizativa de la empresa.

En aquel momento, el puesto lo ocupaba Ramón Blanco, que accedió a él a finales de 2002 a propuesta del entonces presidente de Repsol, Alfonso Cortina, y tras un tira y afloja con los que en aquel momento eran los principales accionistas de la sociedad (La Caixa, BBVA y Pemex).

REPSOL 8,44 -3,48%

Desacuerdos de fondo

En su día, Brufau justificó los cambios en la estructura de la empresa para acercar la compañía a los mercados; descentralizar y agilizar la toma de decisiones; establecer la responsabilidad directa de los gestores sobre los resultados; y reducir el peso de las áreas corporativas en favor de las de negocio.

La medida que defiende Sacyr y Pemex se entiende dadas las desavenencias del presidente de Sacyr, Luis del Rivero, con el actual presidente de Repsol. Aunque el pasado mes de febrero, el máximo responsable de la constructora votó por la continuidad del ejecutivo catalán al frente de la petrolera, parece que las profundas diferencias entre los dos empresarios y las heridas existentes siguen abiertas.

El momento más crudo de la batalla entre Del Rivero y Brufau se desencadenó a finales de noviembre de 2009, cuando el presidente de Repsol decidió recortar el dividendo de la compañía en un 19%.

Tras adoptar esa medida, el máximo responsable de Sacyr saltó a la arena mediática para criticar abiertamente tanto la nueva política de retribución de la compañía (que, a su juicio, descolgaba a la petrolera de la tendencia seguida por el resto de las empresas del sector) como la rigidez que entendía que caracterizaba la aplicación del plan estratégico de la empresa del periodo 2008-2012, con inversiones valoradas en unos 33.000 millones de euros.

Los intentos de Sacyr por forzar la salida de Brufau a principios de 2010 no tuvieron éxito. La constructora no llegó a un acuerdo con La Caixa, segundo accionista de Repsol con un 12,97%, y tuvo que dar un paso atrás en sus propósitos, evitando dar la cara en un consejo extraordinario celebrado a mediados de enero del año pasado. En aquel momento, en la compañía de Del Rivero ya asumieron que para ganar la guerra tenían que librar sus batallas fuera del consejo y buscar aliados en los otros accionistas clave. Lo que parece que ahora ha conseguido con Pemex.

Otra de las espinas que tiene clavadas el presidente de Sacyr es la falta de representatividad que, a su juicio, tiene el grupo en el consejo de la petrolera. Con un 20,01% del capital y siendo el primer accionista de la compañía, solo cuenta con tres representantes. Desde Repsol se insiste en que es lo que le corresponde de manera proporcional en un consejo de 14 personas, excluidos presidente y secretario. Algo que no convence a Del Rivero, que ha defendido que su grupo tenga al menos un consejero más.

Investigación

Argentina analizará la actuación de Brufau y Eskenazi

-El regulador del mercado en Argentina ha abierto una investigación al presidente de Repsol y de YPF, Antonio Brufau, y al consejero delegado de YPF, Sebastián Eskenazi.

-El organismo considera que determinados informes financieros de la empresa se han presentado fuera de plazo y sin cumplir la normativa contable argentina.

-La investigación incluye a otros ejecutivos: Enrique Eskenazi, Antonio Gomis y Luis Suárez de Lezo.