Temor a una nueva recesión

Las Bolsas se enfrentan al fin del veto a las apuestas bajistas

Este viernes se cumple el plazo para levantar las limitaciones en Europa a las posiciones cortas.

Nueva prueba de fuego para las abatidas Bolsas. Esta semana, y con la ausencia de datos macroeconómicos importantes, los mercados europeos se debatirán entre romper con la espiral bajista en la que se sumergieron a principios de agosto o profundizar las caídas. El Ibex 35 cerró el viernes en 8.141,9 puntos, después de bajar un 5,84% y perder el soporte de 8.500 puntos. Los analistas técnicos apuntan que si el índice perfora los 7.800 puntos, el mínimo que marcó en la segunda semana de agosto, se podrían ver descensos adicionales del 13%.

Para apuntalar una subida, el único argumento del que se puede echar mano es que la última tormenta bursátil ha dejado como legado unas valoraciones históricamente bajas. Pero, en el otro lado de la balanza, puede pesar más el temor a una nueva recesión económica en EE UU y la eurozona. A ello se suma la desconfianza ante la situación del sector financiero, el más castigado en el derrumbe bursátil debido a la sospecha de que puedan volver a tener problemas de liquidez a corto plazo.

Precisamente el viernes se levantará la prohibición sobre las apuestas bajistas (posiciones cortas) en algunos entidades, medida que decretaron el pasado día 12 algunos Estados europeos para intentar frenar el desplome de la banca en Bolsa. Una limitación que, por otro lado, ha demostrado ser poco efectiva. Sin ir más lejos, el día 18 el índice Euro Stoxx bancario registró una caída del 6,74%, la mayor desde marzo de 2009. Todo ello llevó al supervisor francés a anular la prohibición que pesaba sobre los índices y aceptar que todas fueran renovadas, ya que vencían el viernes.

Otro de los puntos de interés de la semana es el Pleno extraordinario que se celebrará mañana para aprobar las medidas anunciadas en el último Consejo de Ministros. Su impacto se prevé limitado, ya que la Bolsa ni se inmutó cuando se conocieron las medidas. El paquete incluye la rebaja del IVA del 8% al 4% para la compra de nueva vivienda hasta el 31 de diciembre, la modificación del impuesto a sociedades o el recorte del gasto farmacéutico.

Ese mismo día, el Tesoro español emitirá letras a tres y seis meses. Si los mercados no se tuercen, en principio, la subasta debería transcurrir sin problemas. De hecho, la pasada semana cumplió con holgura sus objetivos al captar 5.477 millones en letras a 12 y 18 meses, frente a los 6.000 que se había fijado como máximo, con una fuerte demanda que duplicó la oferta. Ello permitió, además, al Tesoro abaratar sus costes de financiación: pagó un 3,4% por las letras a un año al 3,4%, 0,36 puntos por debajo de julio, y un 3,65% por las letras a 18, frente al 3,98% de la anterior.