El Consejo aprueba hoy el adelanto del pago a cuenta de Sociedades

Las empresas esperan inquietas los próximos retoques impositivos

El Consejo de Ministros tiene previsto aprobar hoy un adelanto de los pagos a cuenta del impuesto de sociedades para las grandes empresas. Con ello, espera una inyección extra de 2.500 millones este año. Las empresas se muestran preocupadas ante la posibilidad de que el Ejecutivo lleve a cabo algún otro retoque en las deducciones de este impuesto. El Gobierno también recortará hoy en otros 2.400 millones el gasto farmacéutico.

Las empresas esperan inquietas los próximos retoques impositivos
Las empresas esperan inquietas los próximos retoques impositivos

La recaudación del impuesto de sociedades no ha cesado de caer desde el inicio de la crisis. En concreto, un 63% entre 2007 y 2010, hasta poco más de 16.000 millones de euros el pasado año. Esto, unido al hecho de que la gran mayoría de los aumentos fiscales del pasado año corrieron a cargo de los bolsillos de los asalariados (eliminación de los 400 euros; alza del IVA y los impuestos especiales), ha llevado al Gobierno a decidir que es hora de que el esfuerzo fiscal llegue de las grandes empresas.

Así, tal y como anunció la vicepresidenta económica, Elena Salgado, a comienzos de este mes, el Gobierno se dispone a aprobar hoy en un Consejo de Ministros extraordinario, un adelanto de las entregas a cuenta del impuesto de sociedades que realizan las grandes empresas. Se trata de que aquellas compañías que facturan aproximadamente más de seis millones de euros anuales aumenten el pago fraccionado que tienen que desembolsar en octubre y diciembre por la tributación empresarial. Con ello, el Ejecutivo espera ingresos extras en este mismo ejercicio de unos 2.500 millones.

La patronal CEOE ya rechazó de plano este anuncio al considerar que se había hecho de forma opaca; y porque, en su opinión, "restará capacidad financiera a las empresas y lastrará su actividad".

No hay tiempo para una reforma de calado del impuesto sobre los beneficios

Pero además de estas quejas, fuentes empresariales y del entorno de los expertos fiscales se mantienen alertas, a la espera de saber si el Gobierno decide aprobar por sorpresa algún otro retoque de este impuesto. Sobre todo, teniendo en cuenta que es la figura impositiva que, según la mayoría de los analistas, tiene más recorrido para su modificación.

En concreto, las empresas temen que el Gobierno decida a última hora alguna eliminación de parte de las deducciones aplicables al impuesto de sociedades, que en la actualidad rebajan el tipo efectivo medio del 30% al entorno del 10%.

Otra de las posibles modificaciones afectaría a la libertad de amortización para las empresas que mantuvieran o ampliaran su plantilla, lo que permitió a las grandes compañías ahorrarse 400 millones en el pago de sociedades correspondiente al pasado ejercicio. Igualmente, la capacidad de compensar pérdidas de años anteriores también está lastrando la capacidad recaudatoria de este impuesto. En cualquier caso, los expertos descartan una reforma de calado ante la imposibilidad de sacarla adelante antes de las elecciones y, sobre todo, porque los cambios que se adoptaran ahora no tendrían un efecto recaudatorio inmediato, que es lo que persigue el Ejecutivo.

De hecho, junto a esta iniciativa, el Consejo de Ministros de hoy también aprobará un recorte adicional del gasto farmacéutico de otros 2.400 millones.

Las propuestas de Trabajo se aprobarán el día 26

El Gobierno había anunciado que el Consejo de Ministros de hoy aprobaría una flexibilización del contrato a tiempo parcial, además del adelanto del pago de sociedades y el recorte del gasto farmacéutico. Fuentes del Ministerio de Trabajo aseguraron ayer a CincoDías que el departamento que dirige Valeriano Gómez no llevará ninguna propuesta laboral a la reunión ministerial de hoy y sí al Consejo del próximo viernes, 26 de agosto. Para entonces, Trabajo pretende aprobar un decreto de medidas urgentes en materia de empleo que apruebe una prórroga hasta 2012 de las bonificaciones a la conversión de contratos temporales en indefinidos; y el alargamiento a 2013 de la cofinanciación de los despidos (objetivos procedentes) por parte del Fogasa.

En tercer lugar, pretende sacar adelante la prolongación por otros seis meses del programa Prepara que abona una ayuda de 400 euros mensuales a los parados, sin rentas, que agoten todas las prestaciones y subsidios. Economía no ve con buenos ojos esta prórroga, aunque recientemente la vicepresidenta Elena Salgado sugirió su aprobación por el éxito cosechado y su bajo impacto presupuestario.

Además, Gómez pretende sacar adelante, con o sin consenso de los interlocutores sociales, una nueva regulación del contrato a tiempo parcial, introduciendo un 10% de jornada flexible obligatoria a disposición del empresario. El periodo de preaviso para la distribución de esta jornada se recortará de siete a tres días. También, estudia aprobar otro modelo de formación profesional vinculada a la empresa que combine enseñanza y el pago de una pequeña renta.