El Ibex se deja un 4,7%, la segunda mayor caída del año

Sangría en las Bolsas

Nuevo batacazo en los mercados de renta variable. El temor a una recesión económica mundial y los malos datos económicos publicados en Estados Unidos han hundido a las plazas a uno y otro lado del Atlántico con recortes del 5,82% para el Dax y del 4,7% para el Ibex. Los inversores han buscado refugio en el oro, que ha rebasado por primera vez los 1.800 dólares la onza, y en la deuda de Estados Unidos, que ha marcado récord a la baja.

Caídas
Caídas

No hay tregua para los mercados de renta variable. El temor a una recesión de la economía mundial está castigando con fuerza a las Bolsas de uno y otro lado del Atlántico. En España, la jornada comenzaba con caídas en el entorno del 1%, pero tras la publicación de la rebaja de Morgan Stanley de las previsiones económicas mundiales y la afirmación de la firma de inversión de que Estados Unidos y Europa se acercan "peligrosamente" a la recesión el signo negativo ha ido aumentando y tras la apertura de Wall Street el Ibex ha llegado a hundirse un 6,34%. Al cierre, el selectivo ha suavizado los recortes, pero aun así se ha dejado un 4,7%, lo que supone la segunda mayor caída del año, tras el batacazo del 5,49% del pasado día 10. Al final, el selectivo se ha situado en los 8,317 puntos en una jornada con un escaso volumen de negociación, 2.417 millones de euros.

La misma tónica en el resto de plazas europeas. El Dax alemán se desplomó un 5,82%, el Cac francés un 5,51%, el Ftse inglés un 4,59% y el Mib italiano un 6,11% lastrados por las fuertes caídas del sector bancario. La utilidad de la prohibición, el pasado jueves, de las ventas a corto de valores financieros en países como España, Francia, Italia y Bélgica ha quedado en entredicho a la vista de las fuertes caídas de entidades como Sociètè Generale, un 12,34%, Barclays, un 11,47%, RBS un 11,31% y Lloyds, con un desplome del 9,26%. En el caso de las entidades españolas, BBVA recortó un 5,76% y Santander un 4,08%. La banca mediana también fue presa de las caídas, Bankinter restó un 5,89%, Popular un 4,39% y Sabadell un 1,15%.

La puntilla para la jornada ha estado en los datos macroeconómicos publicados en Estados Unidos. El índice de actividad registrado por la Fed de Filadelfia ha caído hasta -30,7 puntos en agosto, frente a los 3,2 puntos del mes anterior y pese a que los analistas esperaban que se situara en 3,7 puntos. Tampoco ayudaron las ventas de viviendas de segunda mano, las peticiones de subsidio semanal y el IPC de julio, con resultados peores de lo esperado por el consenso del mercado.

IBEX 35 9.139,30 -1,01%
DAX XETRA 11.984,45 -1,51%

De poco ha servido la señal mandada por S&P ha Francia al mantener la máxima nota para sus bonos y asegurar que no rebajará su calificación.

Los operadores han optado por deshacerse de las posiciones en renta variable y apostar por valores refugio. El oro ha alcanzado nuevos máximos tras situarse en los 1.818 dólares por onza mientras que el bono de Estados Unidos a diez años ha alcanzado mínimos históricos al situar su rentabilidad en el 2,062%, tras perder un 4,79% en la sesión.

La prima de riesgo española, es decir el interés extra que exigen los inversores por comprar bonos nacionales a diez años en vez de alemanes, tomados como los más seguros, se ha visto afectada también ante el temor a una recesión económica y ha escalado 15 puntos en la jornada hasta los 290 puntos básicos. Mientras que el diferencial italiano se estrecha hasta los 286 enteros adelantando a España por primera vez en dos semanas. Esto hay que achacarlo más que a un incremento de la rentabilidad exigida a los títulos nacionales, a un descenso del interés abonado por Roma y Berlín. De hecho, el coste que tiene que afrontar el bund germano es del 2,08% cerca del mínimo histórico que abonaban durante el rescate irlandés. El euro, por su parte, ha perdido posiciones frente al 'billete verde' y se sitúa en 1,4317 dólares.

De vuelta al parqué madrileño, Mapfre ha sido el único valor del selectivo que ha escapado de las pérdidas al anotarse un 0,51% después de que Fitch mantuviera su rating con perspectiva estable. Por contra, los títulos de Abengoa se desplomaron un 8,02%, los de Arcelor un 7,62% y los de Sacyr un 7,46%.