El oro y los bonos marcan cifras récord

El miedo a la recesión se afianza en Wall Street

El rojo ha desfilado durante toda la jornada debido a los negativos datos macro previos a la apertura. A las mayores cifras de desempleo y a la subida de la inflación se ha unido el devastador informe de Morgan Stanley sobre una desaceleración global. Caen todos: Dow Jones un 3,68%; S&P el 4,46% y Nadaq al 5,22%.

Wall Street se ha quedado hoy sin aire. El parqué de la Gran Manzana se despertaba con un chaparrón de funestos datos que ha llevado a los inversores por la senda de la amargura durante toda la sesión. Sin ganas, siquiera, de alimentar la volatilidad de jornadas como la de ayer, no menos aciaga, que se salvó en tablas.

El varapalo macroeconómico ha venido de varios frentes y todos ellos casi al mismo tiempo. Una hora antes de la apertura, la entidad neoyorquina Morgan Stanley recortaba en tres décimas su previsión de crecimiento global para 2011 y en siete la de 2012. Un pronóstico que ha avivado el temor por la recesión en las bolsas de todo el mundo.

El desánimo se ha visto también condicionado por la publicación de las cifras de peticiones de subsidio desempleo. Esta semana fueron 408.000 las demandas, frente a los 400.000 previstas y a las 395.000 de la semana anterior. Los datos del IPC mensual y anual tampoco han dado pie al optimismo en la plaza neoyorquina, ya que la inflación creció en julio un 0,5%, siete décimas porcentuales por encima del mes anterior.

Poco después, fuentes de la Reserva Federal se han apuntado al fatalismo. Algunos de sus funcionarios han declarado al Wall Street Journal que la entidad se encuentra supervisando la capacidad de financiación de los grandes bancos europeos instalados en el país, temiendo por un posible contagio de la crisis de deuda que asola al Viejo Continente.

De esta forma, el pánico a una mayor y más dura recesión global sigue ejerciendo su influjo pernicioso sobre la psique inversora. El bono estadounidense a diez años ha subido de precio azuzado por el revés de los datos de inflación y ha reducido su rendimiento al 2,08%, cinco décimas menos que en la jornada anterior.

El oro vuelve también a batir sus propias marcas y ya cotiza a 1.826 dólares, impulsado por el conservadurismo de los inversores que, en tiempos de volatilidad descontrolada, prefieren colocar su dinero en valores refugio.

El índice más importante de Wall Street, el Dow Jones, cae al cierre un 3,68% y pierde los 11.000 puntos, hasta los 10.990 enteros; el Standard & Poors se deja un 4,46%, instalándose en los 1.140 puntos, y el tecnológico Nasdaq se coloca en los 2.380 puntos, con una caídas de 5,22%.