Crece una décima menos que en los tres primeros meses del año

El INE confirma la ralentización del PIB español en el segundo trimestre

La economía española desaceleró su crecimiento en el segundo trimestre del año. El avance trimestral de Contabilidad Nacional del Instituto Nacional de Estadística (INE) coincide con los datos del Banco de España y confirman que el PIB creció un 0,2% intertrimestral y un 0,7% interanual, en ambos casos una décima menos que en el primer trimestre.

España creció en el segundo trimestre una décima menos que en el primero, cuando el PIB avanzó un 0,3% en tasa intertrimestral y un 0,8% en tasa interanual. De este modo, la economía española modera su crecimiento al igual que otras otras economías de la zona euro, como Alemania, cuyo PIB aumentó mucho menos de lo esperado.

Según el organismo estadístico, el periodo de abril a junio estuvo marcado de nuevo por una aportación "muy positiva" de la demanda externa, que se vio "parcialmente compensada" por la contribución negativa de la demanda nacional.

Con estas cifras, la economía española acumula ya tres trimestres consecutivos de crecimiento intertrimestral y cuatro de crecimiento interanual, lejos de las tasas negativas que experimentaba hace más de un año.

Los datos de PIB avanzados por el INE para el segundo trimestre de este año coinciden con los estimados por el Banco de España que, en su último Boletín Económico apuntaba a una "recuperación débil" de la economía, debido, en parte, al retroceso de la demanda nacional en un entorno marcado por el "agravamiento de la crisis de la deuda soberana en la zona euro".

Contracción de la demanda nacional

Aunque hasta el próximo 26 de agosto no se conocerán los datos desagregados de la Contabilidad Nacional del segundo trimestre, el Banco de España calcula que la demanda nacional cayó un 1,9% interanual en este periodo, pero explica que en el mismo trimestre de 2010 se produjo un volumen "excepcional" de gasto por la anticipación a la subida del IVA en el mes de julio.

En este sentido, la desaceleración interanual del PIB hasta el 0,7% en el segundo trimestre estaría "influida" por este crecimiento inusual de la actividad en el mismo periodo de 2010, según el banco emisor.

Según el Banco de España, el indicador de demanda nacional también descendió un 0,2% en términos intertrimestrales, lastrado por la "atonía" del consumo privado, en un contexto de paro "poco propicio" para el gasto, por la debilidad de la inversión en construcción y, en menor medida, por el descenso del consumo público.

En cuanto a la actividad de las empresas, el Banco de España señalaba en su boletín que la inversión "acusó el clima de incertidumbre y de inestabilidad financiera" y mantuvo un tono de "debilidad".

Otros elementos que, en opinión del Banco de España, han llevado a esta ralentización del crecimiento de la economía en el segundo trimestre han sido, por el lado de la oferta, el "debilitamiento" de la actividad industrial, debido en parte al parón en la distribución que supuso el terremoto de Japón, y a la alteración en la producción agrícola que supuso la 'crisis del pepino'.

En cuanto al sector exterior, el Boletín Económicio del Banco de España señalaba que tanto el ritmo de avance de las exportaciones como, en mayor medida, el de las importaciones, se desaceleraron en el segundo trimestre del año, aunque el comportamiento de las ventas al exterior siguió siendo "muy dinámico", lo que permitió un "leve aumento" de la cuota de las exportaciones españolas en términos reales en la primera mitad del año.