Algunos expertos no descartan volver a la recesión en el tercer trimestre

Vientos en contra para la economía española...y para el resto

La economía española ralentizó su crecimiento en el segundo trimestre del año y las perspectivas para los próximos meses no son nada halagüeñas, pero tampoco para el resto de países. La debilidad de la recuperación a nivel global y los planes de ajuste aplazarán la salida de la crisis y arrastrarán al PIB español incluso a otra recesión en el tercer trimestre, según algunos expertos.

La debilidad de la recuperación económica ya es una realidad a uno y otro lado del Atlántico y el fantasma de una vuelta a la recesión cobra fuerza en algunos países como España, ante un panorama global menos favorable del esperado. Tras un primer trimestre esperanzador, los expertos avisan de que se acumulan los indicadores peores de lo previsto y las perspectivas generalizadas para los próximos meses no son buenas.

En Estados Unidos, el deterioro ya se hizo patente con el dato avanzado del segundo trimestre, peor de lo esperado, y la revisión a la baja del correspondiente al primero, pero en Europa las últimas cifras conocidas sorprenden con una desaceleración no solo de las economías con más problemas del bloque del euro, sino también de las consideradas locomotoras.

Alemania y Francia, avanzadilla de la recuperación en la Unión Europa, pisaron el freno del crecimiento en el segundo trimestre de 2011 afectadas por la crisis de deuda soberana, arrastrando consigo a toda la eurozona. En términos trimestrales, el PIB alemán apenas subió un 0,1% cuando se esperaba un 0,5%, y la economía gala se estancó tras crecer un 0,9% entre enero y marzo. Así, el PIB de la zona euro registró un retroceso desde el 0,8% de los tres primeros meses del año al 0,2% entre abril y junio. En tasa interanual, creció un 1,7%, por debajo del 2,5% del primer trimestre.

Además del parón de Alemania y Francia, destaca la ralentización de Holanda, cuyo PIB pasó a crecer un 0,1% frente al 0,9% del primer trimestre. Por contra, la economía italiana logró crecer un 0,3% en el segundo trimestre, dos décimas más que en el primero, y Portugal supo contener la recesión, lo que supone un dato positivo para el país después de tres trimestres consecutivos a la baja. No obstante, en términos interanuales el PIB luso agravó su contracción un 0,9% frente al 0,6% del primer trimestre.

"Hemos pasado de una recuperación económica a varias velocidades a otro escenario más complejo y peligroso", explica José Luis Martínez Campuzano, Estratega de Citi en España. "Ciertamente el escenario actual es complejo, con desconfianza, tensión en los mercados y ajustes", asevera. Pero sostiene que con todo "hay margen de maniobra" y es necesario "avanzar más rápido en la política fiscal común" y hacia "gobiernos de consenso" en EE UU.

España se asoma a otra recesión

En España, la desaceleración es más moderada que en otros países, de una décima, al crecer el PIB un 0,2% en el segundo trimestre frente al 0,3% del primero, según los datos del INE que confirman las previsiones divulgadas por el Banco de España. Pero con una demanda interna paralizada y con unas exportaciones dirigidas principalmente a Alemania y Francia, el escenario para la segunda mitad del año es poco alentador. Los expertos no descartan una nueva recesión, aunque pasajera y no tan profunda como la anterior.

Ken Wattret, de BNP Paribas comenta que la ralentización española "no es una gran sorpresa teniendo en cuenta la estimación del Banco de España", pero avisa de que las perspectivas no son buenas. "Los indicadores adelantados están girando a la baja y el índice compuesto PMI está ahora en territorio negativo", señala. Por eso, "prevemos una recesión en la segunda mitad del año, aunque mucho más leve que la que vivimos antes. Las exportaciones han proporcionado un impulso, pero con el deterioro de las perspectivas en la eurozona es difícil que España crezca", explica.

Nick Matthews, economista de RBS, considera que "hay una necesidad de consolidación fiscal y de austeridad en España y Europa que hacen que el panorama global sea mucho menos favorable que hace seis meses". En su opinión, España se va a debilitar, con un crecimiento nulo en el tercer trimestre y una ligera mejora en el cuarto. "Nuestro escenario base no es una recesión pero tampoco no es un panorama imposible", asegura.

Por su parte, Campuzano cree que en línea con lo que ha pasado en otras economías, la española también se ha ralentizado en el segundo trimestre. Rechaza la recesión en Europa, pero en el caso de España y, a la vista de algunos datos en el periodo, "la realidad es que no se puede descartar un descenso en el tercer trimestre", sostiene. "Por el momento hay un riesgo creciente de una recaída temporal para volver a un crecimiento positivo en el cuarto trimestre", apunta. "Simplemente significaría que toda la tensión en los mercados, ajuste fiscal y subida de tipos está aplazando la recuperación", añade.

"Lo que sí parece cierto es que no se va a poder cumplir la proyección del Gobierno del 1,3% para el conjunto del año y que podríamos estar más cercanos a un crecimiento de medio punto o ligeramente superior", sostiene Campuzano.