El presidente de EE UU afirma que España afecta a su economía

Obama y Zapatero hablan sobre la deuda durante 20 minutos

El presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, ha mantenido hoy una conversación telefónica con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en la que han analizado la situación de la economía global. Han tratado los problemas de la deuda pública y el crecimiento mundial. En su discurso ante la nación, el mandatario americano aseguró que "vivimos en una economía global en la que todo está interconectado, y eso significa que cuando tenemos problemas en Europa, y en España, en Italia y en Grecia acaban llegando a nuestras costas".

José Luis Rodríguez Zapatero junto con Barack Obama
José Luis Rodríguez Zapatero junto con Barack Obama

El presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, ha mantenido hoy una conversación telefónica con el presidente de EE UU, Barack Obama. El tema de conversación se centró en , en la que han analizado la situación de la economía global. Los temas de conversación fueron varios: En primer lugar, la evolución de los mercados financieros. A este respecto, informaron fuentes oficiales, coincidieron en la necesidad de acelerar la aplicación de los acuerdos alcanzados por el Eurogrupo el pasado 21 de julio y de reforzar la apuesta por el proyecto del euro.

También trataron la evolución del crecimiento de la economía mundial, que está afectando a Estados Unidos, a la zona euro y también a las economías emergentes. A este respecto, ambos líderes han resaltado la necesidad de trabajar de manera coordinada para fortalecer el crecimiento económico y evitar la ralentización.

Los presidentes español y estadounidense han acordado mantener el contacto de los equipos económicos de ambos Gobiernos para seguir avanzando en la coordinación con el doble objetivo de promover estabilidad y evitar la ralentización de la economía global, aseguraron las fuentes.

Discurso

La conversación entre ambos mandatarios se produjo poco antesde que el presidente de EE UU subrayase en un discurso que los problemas económicos que ha vivido en los últimos meses el sur de Europa, y España en particular, se enmarcan en un mercado global del que su país también forma parte. "Vivimos en una economía global en la que todo está interconectado, y eso significa que cuando tenemos problemas en Europa, y en España, en Italia y en Grecia; esos problemas acaban llegando a nuestras costas", dijo Obama en un acto del Comité Nacional Demócrata (DNC) en Washington.