El interés del bono a 10 años cae pese a la rebaja de su nota

El rating de EE UU a corto plazo no alterará los mercados de dinero

La decisión de Standard & Poor's de mantener la calificación máxima (A1+) de la deuda a corto plazo del país norteamericano podría ayudar a estabilizar el mercado de dinero, según analistas y expertos citados por Bloomberg. Mientras, la degradación de la deuda a largo plazo sólo consigue disminuir su tipo de interés al convertirse en un valor refugio en medio de la inestabilidad.

El interés de los bonos estadounidenses a 10 años ha registrado en la jornada de hoy un caída hasta el 2,47% pese a la rebaja de su nota. Resulta paradójico que la incertidumbre provocada por la rebaja del rating a largo plazo de la deuda de EE UU haya llevado a los inversores a buscar un valor seguro, y que precisamente, ese valor seguro no haya sido otro que el bono rebajado de nota.

En cuanto a la deuda a corto plazo, la decisión de Standard & Poor's de mantener su calificación máxima (A1+) significa para muchos una buena noticia ante los mercados de dinero, que contribuirá a su estabilización y que no hará necesarios ajustes extraordinarios. Aunque Standard & Poor's ya había advertido desde mediados de julio de que la disminución de la nota de rating era probable, los gestores de fondos de dinero no llevaron a cabo medidas de cara al corto plazo, lo cual demuestra que los inversores no esperaban apenas trastornos.

De hecho, el interés de los bonos a dos años se sitúa en estos momentos en una tercera parte de su nivel en mayo de 2010, durante el peor momento de la crisis fiscal en Grecia, y apenas un cuarto del interés que alcanzó en unas semanas antes del derrumbe de Lehman Brothers, en septiembre del años 2008.

"Esta medida significa que los fondos en los mercados de dinero no se verán obligados a vender sus bonos del Tesoro", dijo Mansoor Mohi-uddin, estratega de divisas de UBS AG. El "impacto" sobre los fondos monetarios "parecen ser limitados" afirmó Philip Marey, estratega del grupo Rabobank en Utrecht, en un informe enviado a sus clientes.

Según George Goncalves, asesor de Nomura Holdings, uno de los 20 operadores principales que negocian directamente con la Reserva Federal, "la degradación del rating a largo plazo demuestra que se trata de un movimiento símbolico y, a la vez, de un aviso a los EE UU para poner su casa en orden. Sin embargo, dejar intacta la nota a corto plazo es un mensaje importante por sus implicaciones en el mercado de dinero".

Más a corto plazo todavía, en las letras con vencimiento en menos de un año, las turbulencias de la rebaja del ranking de EE UU tampoco se han dejado notar. El Tesoro estadounidense sigue siendo un valor refugio y, por tanto, su demanda aumenta en momentos de incertidumbre, incluso cuando ésta es provocada por la rebaja de propia su nota. Así las cosas, el interés ofrecido por las letras con vencimiento entre 4 semanas y un año oscila del 0,01% al 0,1%