No hay que caer en la "complacencia"

Londres dice que la degradación de la deuda de EE UU "justifica" sus propias medidas

Las medidas de austeridad aplicadas por el Gobierno británico para reducir el déficit del país han quedado "justificadas" tras la decisión de la agencia de medición de riesgo Standard & Poor's de degradar la calificación de la deuda de EE UU, indicaron hoy fuentes de Downing Street a la BBC.

Las fuentes del Tesoro británico señalaron que aunque la calificación asignada por Standard & Poor's al Reino Unido de AAA se ha mantenido, un cambio volvería a colocar al país en la "línea de fuego", y añadieron que las "turbulencias económicas" han demostrado la necesidad de continuar con las actuales políticas financieras.

El ministro de Empresa, Vince Cable, subrayó hoy a este canal la necesidad de que los bancos sean "totalmente seguros" y remarcó la importancia de que el país no caiga en la "complacencia".

El ministro recordó que cuando el Ejecutivo de coalición entre conservadores y liberaldemócratas llegó al poder, la calificación de la deuda británica tenía una perspectiva negativa, pero que "gracias a las decisiones adoptadas para afrontar la deuda y apoyar una recuperación sostenible, esa calificación se ha reafirmado".

Cable también reconoció que los países de la zona euro son socios comerciales de su país y que la crisis de la deuda podría afectar al Reino Unido "bien a través del comercio, o a través del sistema bancario y derivados". Sin embargo, consideró poco probable que las caídas sufridas por los mercados mundiales fueran a provocar otra crisis como la que estalló en el 2008.

Según este responsable, los bancos se encuentran ahora "en mejor posición que hace tres años, tienen mejor capital y han aprendido lecciones de la crisis anterior".