Muy personal

Tutorías en la Comunidad de Madrid

El pasado 29 de julio, la Comunidad de Madrid publicaba una Orden de la Consejería de Educación y Empleo por la que se modificaba la organización de las tutorías de la educación secundaria. Una Orden que, unida a las instrucciones sobre la organización del próximo curso escolar, ha levantado ciertas protestas de algunas asociaciones y sindicatos relacionados con el mundo de la educación. De ahí que, desde la Consejería de Educación, consideremos necesario hacer algunas aclaraciones.

En el horario lectivo de los alumnos de la Enseñanza Secundaria Obligatoria (ESO) hay un periodo semanal reservado para "tutoría" que, hasta ahora, se dedicaba a la realización de diversas actividades de carácter educativo y pedagógico. La nueva Orden permite que ese periodo lectivo, a partir del próximo curso, pueda también ser empleado para reforzar el aprendizaje de las materias consideradas como instrumentales: lengua castellana, matemáticas e inglés.

Por otra parte, en dicha Orden se refuerza la atención individual al alumno, a la que no se prestaba la suficiente atención y que, a nuestro juicio, en los años de la adolescencia es más necesaria que nunca. Además, con el fin de potenciar la tarea del tutor, hemos creado un nuevo complemento retributivo para los profesores que sean tutores en los institutos de enseñanza secundaria. Todas estas modificaciones se han hecho con la intención de mejorar la atención educativa y académica de los alumnos. De ahí que nos sorprendiera que esta semana este diario, al dar cuenta de lo que consideraba "Recortes de Madrid para el curso próximo", confundiera las instrucciones de organización del curso escolar con la referida Orden de tutorías.

Una confusión que hacía pensar al lector que los tutores iban a tener que atender a muchos más alumnos que antes, cuando la realidad es que cada tutor es, y seguirá siendo, responsable de un solo grupo que, como máximo, consta de 30 alumnos.

En cuanto a las instrucciones de principio de curso, creo necesario aclarar que el número de horas de clase de los profesores de secundaria de los centros públicos viene establecido por normativa estatal y está entre las 18 y las 21 horas semanales. La mayoría de los profesores estaba impartiendo 18 horas y según las instrucciones, deberá im- partir 20, es decir, dos horas más a la semana. Es cierto que esto supondrá para muchos profe-sores más tiempo de trabajo, pero creo que estamos pidiéndoles un esfuerzo que, dada la gravedad de la crisis económica que vivimos, es razonable y necesario.

Alicia Delibes Liniers. Viceconsejera de educación de la Comunidad de Madrid