Vida profesional

El médico apela a la autocrítica ante los cambios de consulta

La "relación poco satisfactoria con el facultativo" es uno de los motivos de traslado.

El médico apela a la autocrítica ante los cambios de consulta
El médico apela a la autocrítica ante los cambios de consulta

El 23% de los pacientes que tienen decidido tratarse por otro médico argumentan que lo hacen por "la relación poco satisfactoria" con su doctor, según se observa en el estudio realizado en Cataluña sobre una muestra de 220 reclamaciones y presentado en el Congreso de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC).

A pesar de esta situación, poco son los médicos que investigan exactamente las razones de esta decisión, algo que podría contribuir mejor a la autocrítica, según asegura Miguel Sarlat, uno de los autores del estudio.

La escasa proximidad del domicilio a la consulta, no obstante, resulta ser la primera causa de esta decisión. El 32% de quienes solicitan un cambio de doctor lo hace motivado por la lejanía de su vivienda habitual. El 4,7% de los pacientes apunta la agrupación familiar y un abultado 18,3% prefiere no identificar las razones de este cambio.

El estudio también recoge el número medio de visitas, así como los años de permanencia con el mismo profesional antes de solicitar el cambio. En este sentido, el perfil medio responde a una mujer (63,1% de los casos), con una edad media de 42,6 años. Este tipo de pacientes suele hacer una media de 6,1 visitas al año y permanecen en el cupo del médico unos 2,3 años hasta producirse el cambio.

Para el doctor Miguel Sarlat, "los médicos no suelen estar pendientes de si los pacientes piden o no un cambio ni tampoco el motivo que hay detrás". De los que realmente podrían preocuparse son de los provocados por una mala relación, pero solo se enteran si van acompañados, como sucede a veces, por una hoja de reclamaciones del usuario a la que el profesional debe contestar.

Según el estudio, el 97% de las solicitudes de cambio fue aceptada. Respecto al 3% restante no es que se le impida al interesado cambiar de profesional. Más bien, como explica el doctor Sarlat, suele deberse a que se exige un periodo de 6 meses e incluso un año con el facultativo antes de realizar el cambio.

"Existe una minoría de pacientes que se estarían cambiando de médico cada semana si fuera posible, y eso no es razonable. No obstante, si el problema ha sido por agresiones o asuntos más graves, los traslados se favorecen para evitar conflictos mayores aunque son casos poco frecuentes".

Las agresiones no son frecuentes y los médicos aseguran que no suelen ser resultado de una mala relación prolongada en el tiempo. Lo normal, según Sarlat, es que se produzcan por conflicto en un momento puntual o con pacientes ya localizados como "conflictivos", adjetivo que engloba a "pacientes que cada pocos meses solicitan el cambio por desencuentros reiterados que imposibilitan el curso normal de la práctica asistencial".

Los médicos abogan por los cambios rápidos para que la relación sea fructífera en la consulta. "Si el paciente no cuenta sus intimidades y el facultativo siente que no se confía en su diagnóstico, tampoco tratará de profundizar en nada, con lo cual las dos partes están perdiendo el tiempo".

Las reacciones de los facultativos

El estudio revela que los médicos reaccionan de forma diferente ante las reclamaciones que interponen los pacientes. "Hay quien las revisa y quien no, pero desde luego, si uno quiere, puede mirar la solicitud para conocer la razón esgrimida para el cambio", añade el doctor Sarlat.

Este doctor se muestra partidario de investigar las causas porque dichas indagaciones las ve como "una herramienta de autocrítica y oportunidad de mejora en la relación médico-paciente".

En cualquier caso, Sarlat aboga por la autocrítica, pero sin que llegue a la obsesión del facultativo.

"En cada cupo existen unos 2000 pacientes asignados con otras tantas maneras de pensar y reflexionar por lo que aunque todo el mundo sea más o menos razonable, siempre habrá faltas de entendimiento bilateral y en muchos casos sin que haya de por medio conflictos reales".