Arrecia la crisis de la deuda soberana

Suiza baja los tipos para detener la escalada del franco

La moneda del país alpino se ha convertido en valor refugio estrella y se ha apreciado un 10,3% en mes y medio.

Las intervenciones del banco central suizo para frenar la apreciación de su moneda son habituales, pero en esta ocasión han logrado coger a contrapié al mercado. El Banco Nacional de Suiza, con sede en Zúrich, decidió ayer rebajar el tipo de interés interbancario líbor a tres meses, la referencia para Suiza, a un rango del 0% al 0,25%, frente a la horquilla del 0% al 0,75% que mantenía hasta ahora. El resultado de esta acción fue que el franco cayó de 1,312 dólares por unidad, a 1,3044. En solo mes y medio, el avance del franco se sitúa en el 10,3%; en seis meses, llega al 24%.

El franco aún cotiza por debajo del euro, pero su ascenso vertiginoso ha puesto la paridad muy cerca. La moneda suiza cotizaba ayer a 0,911 euros, después de haber llegado a cambiarse por 0,9235 antes de que el banco central anunciase su intervención. En febrero pasado, el franco cotizaba a 0,76 euros. La razón de este fuerte ascenso es que la moneda suiza es uno de los valores refugio más tradicionales ante momentos de incertidumbre. La situación de la economía europea es grave y los problemas en EE UU también son evidentes. Con este panorama, los inversores optan por acudir a la moneda suiza.

"Desde el último informe trimestral del banco, las perspectivas económicas globales han empeorado sustancialmente. Al mismo tiempo, la cotización del franco se ha encarecido bruscamente en las últimas semanas. En consecuencia, la economía suiza se ha deteriorado sustancialmente", explicó la autoridad monetaria en un comunicado. "El Banco Nacional de Suiza está vigilando muy de cerca la evolución de los acontecimientos en el mercado de divisas y tomará las acciones necesarias contra el fortalecimiento de la moneda", añadió el banco de Zúrich, en un claro aviso a los mercados de que volverá a inyectar francos para hacer que la moneda pierda valor.

El yen se recupera

La inquietud no es patrimonio de Zúrich. En Tokio, el Banco Central de Japón también observa con notable inquietud la carrera meteórica del yen, que la semana pasada alcanzó el máximo histórico, al llegar a cotizar a 76,76 unidades por dólar.

Los problemas derivados de la crisis de Fukushima quedan ahora muy lejos. Desde los máximos de abril pasado, la escalada del yen rebasa el 10%. Una mala noticia para un país exportador. Los operadores del mercado suelen endeudarse en esta moneda, a tipo cero, para invertir en otra con tipos más altos en una operación conocida como carry trade.