Trichet cumple con el guión establecido

El BCE mantiene tipos en el 1,5%

Como suele ser habitual, no ha habido sorpresas en la reunión del Banco Central Europeo. La entidad europea mantuvo los tipos en el 1,5%, una decisión motivada, en buena medida, por la crisis de deuda que afecta a parte de los países europeos y las renovadas dudas acerca de la recuperación económica en la zona euro.

La mayoría de los analistas apostaba por que el presidente de la institución, Jean-Claude Trichet, iba a dejar inalterado el precio oficial del dinero en la zona euro. Y así ha sido. Las disensiones surgen a la hora de predecir cuándo el BCE realizará otro movimiento al alza de tipos, que hasta hace poco estaba descontado por el mercado para antes de que terminara el año. No obstante, la crisis de deuda y la ralentización de la recuperación económica de EE UU y Europa podría retrasar la subida hasta 2012.

Los tipos de interés abandonaban en abril su nivel más bajo de la historia, donde habían permanecido desde el mes de mayo de 2009 con el objetivo de apoyar la recuperación de la economía de la eurozona. Subieron del 1% al 1,2%. En julio, el BCE aplicó otro incremento de 25 puntos porcentuales, hasta el actual 1,5%.

Los expertos aseguran que las presiones inflacionistas por el alza de los precios del crudo que motivaron este endurecimiento de la política monetaria se han relajado, y algunos creen que ya no hay motivos para seguir aumentando tipos este año.

No obstante, Trichet dijo hoy en la rueda de prensa posterior a la decisión sobre tipos que "monitorizará estrechamente la inflación". "Vamos a continuar vigilando muy de cerca todo lo relacionado con riesgos para la estabilidad de precios", aseveró. Y añadió que "los tipos de interés siguen bajos y nuestra política monetaria sigue acomodaticia".

Los entendidos en su léxico consideran que estas palabras sugieren nuevas subidas de tipos en el futuro, pero no en la siguiente reunión.

En cuanto al crecimiento, el banquero francés sostuvo que "como se esperaba, recientes datos económicos indican ralentización en el crecimiento en los últimos meses tras una fuerte tasa de crecimiento en el primer trimestre.

La estimación adelantada de inflación de la zona euro prevé una tasa para el mes de julio del 2,5%, lo que supone dos décimas menos que el nivel registrado en junio. El producto interior bruto (PIB) de la zona euro registró en los tres primeros meses del año un crecimiento del 0,8%, frente al 0,3% registrado en el último trimestre del año. En términos interanuales, la economía de la zona euro registró una expansión del 2,5% respecto al primer trimestre de 2010, frente al 1,9% de los tres últimos meses de 2010.

El BCE dijo también que el tipo de interés de depósitos seguirá en el 0 ,75% y el tipo marginal, en el 2,25%.