Los sindicatos amenazan con movilizaciones

Los recortes de Madrid afectan a 2.000 profesores interinos

Los profesores de Primaria y Secundaria se han ido de vacaciones con una asignatura pendiente: estudiar en agosto el tipo de movilizaciones que realizar a mediados de septiembre. Los profesores quieren hacer oír su voz contra la orden dictada por la Consejería de Educación y Empleo de Madrid que regula las tutorías en la enseñanza secundaria y que, además, supondrá aumentar las horas lectivas de cada educador.

La orden, publicada en el BOCM el pasado 29 de julio, implicará, según los primeros datos de UGT y CC OO, una reducción de unos 2.000 profesores interinos para el próximo curso 2011-2012, que afectarán tanto a la Primaria como a la Secundaria. "Este ajuste originará un recorte del 12% de la plantilla actual", señala Antonio Redero, secretario de Enseñanza Pública de FETE-UGT.

Con la nueva orden madrileña, el tiempo de clase que cada docente dedicará a sus alumnos pasará de 18 a 20 horas. "Esta situación provoca que el profesorado tenga un grupo más, alcanzándose un total de siete. Si se tiene en cuenta que en cada grupo hay una media de 30 alumnos, estaríamos hablando de que a cada maestro le tocará un total de 210 estudiantes, algo que no permite llevar un seguimiento adecuado para cubrir las necesidades de cada alumno", señala Redero.

Efecto limitado

Para la consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, estas medidas no generarán despidos. "No va a haber ningún despido de profesores, sino que, como todos los años, el próximo mes de septiembre se procederá al ajuste necesario de interinos".

La titular regional de Educación ha explicado que las instrucciones de inicio de curso que su departamento ha remitido a los institutos tienen por objeto que los directores elaboren el horario de sus profesores de acuerdo a las 20 horas semanales que marca la normativa nacional. Para los sindicatos, esta cantidad implica dos horas más de lo registrado por cada profesor en años anteriores.

Figar advierte que cuando estos horarios estén elaborados, los institutos deberán comunicar a la Consejería de Educación de Madrid "las necesidades de plantilla que tienen para el curso escolar 2011-12". No obstante, la máxima responsable de Educación madrileña ha recordado que el sistema educativo funciona mayoritariamente sobre una base de funcionarios docentes y un porcentaje "importante de interinos cuyos contratos van de septiembre a junio".

En este sentido, la consejera ha advertido que para el próximo mes de septiembre se contratará "a todos los interinos que hagan falta". Lucía Figar ha explicado que, al igual que ocurrió en septiembre de 2010, cuando se formalizaron 6.000 contrataciones de interinos, este año, en ese mismo mes, "habrá el ajuste de estos docentes que sean necesarios".

La consejera, no obstante, ha previsto que la contratación sea menor que la de 2010 al haber precisado por primera vez en unas instrucciones que se organicen los horarios cumpliendo las 20 horas semanales. "Vamos a estar lejos de los 6.000 del año pasado, pero si hay necesidades mayores en cualquier instituto, procederemos a la contratación de interinos en septiembre como hacemos todos los años".

Sindicatos y la Comunidad de Madrid coinciden, al menos, en señalar que los ajustes no tendrán ninguna repercusión en el personal funcionario. Señalan también ambas fuentes que el año pasado lo que se produjeron fueron también no renovaciones.

Cataluña realizará ajustes en las universidades

Las ocho universidades catalanas que deberían haber ajustado sus presupuestos un 10% -unos 90 millones de euros- antes de acabar el año, tendrán difícil asumir este compromiso.

El recorte solicitado para la Universidad de Barcelona ascendía a un total de 52 millones de euros mientras que el de la Universidad Autónoma de Barcelona suponía menguar en 34 millones de euros.

Ajustar estas cifras casi a final de año generará un incremento del déficit. En el caso de la Universitat de Barcelona (UB), el vicerrector de Economía, Gonzalo Bernardos, explicó recientemente que el recorte de 52 millones -avisados cuando solamente quedan cuatro meses hábiles-, provocará un déficit de entre 10 y 20 millones de euros.

Lo mismo ocurrirá con la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), que con un presupuesto de 322 millones y un recorte de 34 millones, tendrá que asumir un déficit previsto aproximadamente de 20 millones de euros. Además, eso será después de ahorrar unos 14 millones en varios planes de contención del gasto.

La Generalitat, no obstante, se ha justificado diciendo que estos recortes no se alargarán en el tiempo y ha advertido que de haber nuevos ajustes en 2012 no serían tan importantes. El impacto de esta medida irá dirigida a reducir algo la oferta de másteres, que alcanza actualmente unos 500 estudios de posgrado.

El incremento de las tasas universitarias a los estudiantes paliará, sin duda, el fuerte endeudamiento universitario. El aumento de tasas universitarias para el curso será alto, casi al límite de lo permitido. Será del 7,6% en Cataluña, del 5% en Madrid y un 7,5% en Valencia.

Las cifras

12% es el porcentaje de profesores con interinidad que podría quedarse sin trabajo en Madrid después de los recortes anunciados por el Gobierno de Aguirre.

210 alumnos son los que tendrá que asumir cada profesor después de la entrada en vigor de la orden de la consejería.