Las cuentas del semestre

Las ganancias retroceden en las empresas del Ibex

El primer semestre ha sido el peor de los dos últimos años, con una caída del beneficio del 5,5%. El deterioro del negocio en España se ha acentuado en las principales compañías.

Las empresas del Ibex han rendido cuentas con agosto pisando los talones.Muchos inversores se irán de vacaciones con un sabor agridulce después de un balance que deja paso a dos interpretaciones: las compañías siguen generando beneficios, pero menos. Las cuentas del primer semestre arrojan un beneficio agregado de 20.252,42 millones de euros, que supone un 5,5% menos que en el mismo periodo del año anterior, y el peor cómputo en el periodo desde 2009. Ya en los tres primeros meses de 2011 se registró una ralentización, con un crecimiento casi plano para las empresas del Ibex. El Ebit, el beneficio neto de explotación, que no está tan afectado por los extraordinarios, ha subido el 1%. La facturación, por contra, se situó entre enero y junio del presente ejercicio en 173.036 millones, un 10,6% más. La principal vía de ingresos para el conjunto del Ibex sigue viniendo del exterior, que ya aporta más del 50% del total. Y muestra de ello han dado las tres grandes de la Bolsa. Las ganancias de Telefónica se han reducido el 16% en el primer semestre, siendo España la única división por áreas geográficas donde la teleco sufrió descensos en los ingresos, del 6,3%. Por su parte, Santander confirmó que ya gana más en Latinoamérica, casi al igual que BBVA, en el que México rivaliza con España en la generación de beneficios. Las tres principales compañías de la Bolsa han ganado 1.000 millones menos a junio (-22%). Telefónica, Endesa, que ha reducido un 39,5% el beneficio al no contabilizar extraordinarios, y Santander han sido los principales lastres en las cuentas del Ibex.

En este balance no están incluidas Abengoa, Técnicas Reunidas, Amadeus ni ACS, ya que tienen de plazo hasta el 31 de agosto para presentar resultados ante la CNMV. En Inditex, que sigue un ejercicio fiscal diferente, se ha contabilizado su primer trimestre fiscal, que concluyó el pasado 30 de abril.

El deterioro económico del país ha reducido el margen de maniobra para el crecimiento. Los últimos datos estadísticos publicados indican que el consumo cayó el 5,5% a junio. El paro, la pérdida de renta disponible de los españoles, el recorte salarial, y la congelación de las pensiones han condicionado también a los negocios. Al tiempo, se cuestiona la recuperación, tal y como muestra la prima de riesgo, que el viernes alcanzó 354 puntos básicos bajo la amenaza de Moody's que puso en perspectiva negativa la calificación soberana y la de algunos bancos, entre ellos, la del BBVA y Santander.

En un intento de dar "certidumbre política y económica para los próximos meses" tal y como comentó el viernes José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente del Gobierno anunció el anticipo de elecciones generales para el 20 de noviembre.

En general, los analistas califican los resultados del primer semestre de mixtos. Hay sectores como el constructor que están sorprendiendo de forma muy favorable, y otros como el financiero que ha aplazado la salida de la crisis y la reactivación del crédito hasta almenos 2012.

Arcelor ha sido la número uno en cuanto a facturación, con unos ingresos generados en esta primera parte de 2011 de 32.791 millones de euros, un 26% más.

En la parte de las constructoras, Acciona destacó con un crecimiento del 216% logrado por la venta de activos, particularmente en Chile, superando con amplitud las expectativas.

La lectura más positiva de las cuentas del primer semestre es que ninguna empresa ha tenido pérdidas. Los niveles de deuda, además, se han reducido en la mayoría, desatancando en este sentido el descenso registrado en Ebro Foods, del 83%, y de Repsol, del 60%. "Todas las compañías han hecho los deberes de diversificación y saneamiento de balances", comenta Soledad Bueno, gestora de Inversis Banco.

José Luis Martínez, estratega de Citi, encuentra las razones del deterioro de las cuentas en las provisiones, especialmente la banca, los gastos y el descenso de ingresos. "Al final, es la consecuencia de adecuarse a un escenario adverso en lo económico como el actual", dice. A su juicio, "los primeros datos del segundo trimestre están lejos de mostrar un cambio de tendencia".

A este respecto, Susana Felpeto, subdirectora de análisis de Atlas Capital, explica que "mientras que en el primer trimestre se cumplían expectativas, pero se bajaban las previsiones, ahora los resultados están más ajustados y los objetivos están más acordes con el PIB".

El balance de las cuentas de las empresas del Ibex en el primer semestre ha llegado en un momento donde el mercado está más pendiente de otros factores; el impacto ha sido nulo. "Preocupa más la deuda y Estados Unidos", argumenta Soledad Bueno.

Las previsiones para el segundo semestre apuntan de nuevo a la desaceleración. Según las estimaciones recogidas por Factset, las compañías del Ibex obtendrán un beneficio al cierre de 2011 del 44.564 millones, un 13% menos que en 2010. Con el transcurso de los meses y la aparición de nuevos brotes de la crisis, la apreciación de los expertos ha ido empeorando. A comienzos del ejercicio se esperaba un descenso de las ganancias del 10%. Esta estimación podría empeoraruna vez que termine la publicación de resultados y los analistas comiencen a revisar sus números. "Va a ser un año de más a menos. La debilidad va a estar centrada en los bancos", matiza Alberto Roldán, responsable de análisis de Inverseguros. El experto no prevé cambios en la política de dividendos, aunque reconoce que se está "maquillando mucho" con el scrip dividend.