El final de la legislatura

Zapatero cede y adelanta al 20-N las elecciones

Justifica su decisión para dar "certidumbre económica y política" tras "culminar el proceso de reformas".

El adelanto electoral ya es un hecho. Tras varios meses deshojando la margarita, acuciado por losmercados financieros y la necesidad de acelerar las reformas económicas, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció el viernes, tras el último Consejo deMinistros antes de las vacaciones, la convocatoria de elecciones generales para el próximo 20 de noviembre, cuatro meses antes de lo que correspondería. Ante una nube de periodistas, el jefe del Ejecutivo justificó su decisión en un intento de "dar certidumbre económica y política" a la situación actual, en donde el nerviosismo de los mercados ha llevado de nuevo a la prima de riesgo española a los 350 puntos básicos. Hasta el mismo viernes Zapatero siempre se había pronunciado a favor de agotar la legislatura, pese a que gran parte de la oposición e, incluso, miembros del PSOE se inclinaban por un adelanto de los comicios.

Como prólogo a su importante anuncio, el presidente recordó los 7 decretos y 26 proyectos de ley que se han aprobado durante este semestre, indicando que el proceso de reformas pendiente a principios de año está prácticamente agotado. Entre ellas, destacó el acuerdo social y económico con sindicatos y patronal del mes de febrero; la reforma de las pensiones aprobada la semana pasada; la de la negociación colectiva, en vigor desde junio; el proceso de recapitalización de las cajas de ahorro, cuyo plazo concluye en septiembre; y las ayudas a las personas con problemas para el pago de una hipoteca, surgidas tras el debate sobre el estado de la nación.

Con muestras de cansancio, Zapatero subrayó, una vez más, su compromiso con la reducción del déficit público hasta el 6% del PIB para este año, un objetivo sagrado llevado a Bruselas para convencer a laUE y a los mercados de la fortaleza de la economía española. En su opinión, este objetivo de consolidación fiscal "irrenunciable se ha encauzado", pese a los problemas con que cuentan las comunidades autónomas para recortar el gasto e, incluso poder financiarse a corto plazo.

No obstante, el presidente anunció para el Consejo de Ministros del 19 de agosto un nuevo decreto-ley con el ánimo de consolidar este objetivo de reducción de déficit e, incluso, recortarlo aúnmás. En él se incluirán medidas para favorecer la creación de empleo, sobre todo el juvenil; la reducción del gasto farmacéutico; y retoques en el impuesto de sociedades. Zapatero no quiso detallar ninguna de ellas aunque en el caso del impuesto de sociedades destacó que es necesario, con medidas normativas, "reconducir su recaudación", que lleva acumulado este año un descenso del 15% hasta junio, tras la caída de los beneficios empresariales.

Prórroga de los Presupuestos

De cara al mes de septiembre, el presidente solicitó la ayuda del resto de grupos parlamentarios para que se convalide en el Congreso el decreto de agosto y se aprueben algunas leyes pendientes como la de la agilización del proceso concursal y la integración de los agricultores en el régimen general de la Seguridad Social. El adelanto electoral deja en el aire los Presupuestos Generales del Estado para 2012 que, muy probablemente serán prorrogados al no dar tiempo a su tramitación en la actual legislatura. Zapatero recordó que en alguna otra ocasión ya se ha hecho (en 1995, en el último Gobierno de Felipe González). El objetivo principal, es que el nuevo Ejecutivo salido de las urnas el 20 de noviembre esté plenamente operativo a finales de año y "en disposición de tomar decisiones desde el 1 de enero" de 2012 para consolidar una recuperación económica que "sigue su paso" aunque lentamente, "como pone en evidencia la EPA del segundo trimestre".

Zapatero restó importancia al hecho de que la cita electoral coincida con el aniversario de la muerte de Francisco Franco. "Paramí es una fechamás. Hay que tener en cuenta la cercanía de varias fiestas y un largo puente" dijo", en referencia a quien había barajado el 27 de noviembre como alternativa.

"No seré diputado"

Zapatero recalcó que la decisión de convocar las elecciones ese día la había tomado "desde hace tiempo", sin dar más detalles, priorizando siempre la "responsabilidad institucional" de que el próximo Gobierno esté en marcha en enero, y no en el hecho de dar ventaja al candidato socialista Alfredo Pérez Rubalcaba. Preguntado por su futuro político, el presidente desveló que volverá a León y no se presentará en las listas del PSOE, por lo que no será diputado en la próxima legislatura. Tampoco irá a la tradicional fiesta de UGT de Rodiezmo en agosto. "Espero que la contienda electoral se centre en propuestas", dijo. Mientras tanto, indicó que se centrará en garantizar que se cumplen las últimas reformas y afianzar la credibilidad del plan para el rescate de Grecia.