Prevé sus beneficios mas bajos en 27 años

Nintendo baja el precio de la 3DS

El fabricante de videojuegos ha anunciado que bajará el precio de consola 3DS. Nintendo registró pérdidas operativas en el primer trimestre, afectada por las débiles ventas de su consola portátil 3DS y por la fortaleza del yen, y redujo su pronóstico para el año completo.

La consola 3DS de Nintendo
La consola 3DS de Nintendo

Los flojos resultados presentados hoy confirmaron el temor de los inversores de que los creadores de videojuegos están demasiado centrados en el hardware cuando el mercado se esta dirigiendo hacia el software, y se ve a los juegos para internet y 'smartphones' como los impulsores clave para el crecimiento de la industria.

Las ventas menores de lo esperado de la portátil Nintendo 3DS y las dudas sobre si podrá repetir el éxito de la Wii han enfriado el entusiasmo por las acciones de la compañía, que se han desplomado un 30% en los últimos tres meses.

Nintendo mantuvo su pronóstico de ventas anual para su consola 3DS en 16 millones de unidades, pero afirma que podría bajar el precio de venta recomendado en Japón un 40%, a 15.000 yenes (132,48 euros). Y que prevé bajar un tercio el precio de la consola en EE UU, hasta 169,99 dólares.

"Creemos que el cambio de precio y varios lanzamientos importantes de software para finales de año definitivamente cambiaran la situación", dijo el presidente Satoru Iwata, refiriéndose a los lanzamientos que llegaran a final de año a la 3DS de las exitosas franquicias Super Mario y Mario Kart.

Descenso de las ventas

Nintendo anunció una pérdida operativa de abril a junio de 37.700 millones de yenes (unos 337 millones de euros), un resultado peor que los 7.100 millones de yenes de beneficios estimados por el mercado en un sondeo de Thomson Reuters a analistas.

El incremento de la competencia se debe al creciente número de jugadores que usan los dispositivos móviles.

La compañía además ha reducido su pronóstico de beneficios a 35.000 millones de yenes, el más bajo desde 1985, de los 175.000 previamente contemplados, frente a las previsiones de los analistas que esperaban 154.900 millones de euros.