Pequeños gigantes | Fundición Nodular

El metal asturiano industrializa China

Fundición Nodular ha logrado sobrevivir a las crisis siderúrgicas gracias a la flexibilidad de su producción y a la apuesta clara por la I+D+i.

Líder nacional en la fabricación de cilindros fundidos para trenes de laminación, Fundición Nodular es heredera de la larga tradición siderúrgica del Principado de Asturias y para sobrevivir ha llevado a cabo una gran apuesta por la innovación.

Fundada en 1956, tiene su sede en Lugones, población vecina de la capital asturiana, Oviedo. En sus modernas instalaciones se realiza el proceso completo de fabricación siderúrgica (el moldeo, la fusión, los tratamientos térmicos, el mecanizado y la expedición de estos productos). Por citar algunos de sus usos, sin estos gigantescos tubos metálicos no sería posible la fabricación de electrodomésticos ni de vehículos de última generación.

El buen hacer de la empresa se refleja en los resultados del último ejercicio, con una cifra de negocio que creció un 15% y un Ebitda que aumentó el 10%, en su capacidad de producción -de entre 12.000 y 15.000 toneladas anuales- y en su gran presencia nacional e internacional. La compañía asturiana alcanzó en 2010 una facturación bruta de 31 millones de euros, de los que el 87% proceden de la exportación de cilindros.

En Europa es uno de los principales fabricantes de cilindros, siendo de los pocos en el mundo capaz de fabricar toda la gama que un laminador de bandas en caliente demanda. Su gama creativa también abarca algunos productos para trenes de laminación en frío y de chapa gruesa.

En el continente asiático, su alto nivel tecnológico le ha convertido en el proveedor de cilindros de las industrias siderúrgicas más importantes y potentes del mundo y el 90% de la producción se centra en el mercado exterior, destacando como principales destinos Francia, Italia, Bélgica, Holanda, Alemania, Suecia, Turquía, Canadá, EE UU, Colombia, México, Brasil, Argentina, China, Rusia, Tailandia, Malasia, Indonesia, Irán e India.

Si es cierto que la empresa tiene en la innovación uno de sus secretos del éxito, no es menos cierto también que su intensísima actividad exportadora la ha situado al frente del sector y la ha hecho ser reconocida mundialmente. De hecho, se encuentra en primera línea mundial en la tecnología aplicada en el proceso de fabricación de los cilindros de laminación. Estos productos, pese a no tener una visibilidad patente en el ciudadano de a pie, son elementos fundamentales dentro del proceso de fabricación del acero.

Fundición Nodular acaba de firmar un contrato para transferir su tecnología al fabricante siderúrgico chino Tangshang Iron & Steel Group, la principal compañía del gigante Hebei, líder en su país y segundo productor mundial de acero tras la multinacional ArcelorMittal. El grupo asiático ha suscrito a su vez un contrato de intenciones con la firma asturiana para comprarle el 50% de los cilindros importados de altas prestaciones que precise, convirtiéndola de esta forma en un proveedor estratégico. Este pedido, en un contexto de acusada caída de la demanda mundial, podría aportarle este año a la compañía de Lugones en torno al 10% de su facturación.

La siderúrgica española ha vendido al grupo chino la tecnología bajo licencia para la fabricación de cilindros poco sofisticados. En su planta de Lugones, la metalúrgica produce estos modelos junto con otros de elevadas prestaciones.

Mientras tanto, el grupo asturiano ya está desarrollando otras dos generaciones de cilindros más avanzados. Hebei dispondrá de la tecnología asturiana en exclusiva para la región del mismo nombre, situada a unos 200 kilómetros de Pekín, pero la asturiana conserva el derecho de comercializar su producción y desarrollos tecnológicos en otras zonas del país, así como fuera de China durante un periodo de al menos siete años.

Datos básicos

Mercado

Los principales países a los que Fundición Nodular exporta sus cilindros laminados son India y Turquía, cada uno de los cuales representa un 28% de su producción siderúrgica. Le siguen los siguientes mercados: Irán, que representa el 9,6% de la fabricación, España, con el 8,35%, y Taiwán, con algo más del 5%.

Plan estratégico

La compañía ha realizado un gran esfuerzo inversor enmarcado en su Plan Estratégico 2009-2013, con una inversión bruta durante 2010 superior a los tres millones de euros, de los que el 18% se destinaron a investigación y desarrollo. Entre las inversiones de Fundición Nodular destaca la adquisición y puesta en marcha de dos nuevos hornos de tratamiento térmico con 150 toneladas de capacidad cada uno. Todo ello le ha permitido contar con una cartera de pedidos de 15.000 toneladas, por valor de 47 millones de euros.

Gestión

La flexibilidad en su producción, el acortamiento en los plazos de entrega, la calidad de sus productos y su intensa actividad comercial son claves del éxito de su gestión. Así, en un escenario de crisis internacional y con un mercado que funciona a partir de compras urgentes, se vieron obligados a realizar un ERE temporal en 2009. Gracias a la contención de sus gastos, han podido hacer frente al calendario de amortización de su deuda a largo plazo, por importe de 2,5 millones de euros, y mantener una plantilla de 200 trabajadores.

Financiación

El CDTI y Feder han apoyado desarrollos de nuevas aleaciones para sus cilindros.

La receta, una fuerte dosis de I+D

Pese a la coyuntura económica, Fundición Nodular ha decidido practicar la resiliencia (capacidad de construir en la adversidad) y continúa apostando por la investigación para la mejora de sus productos a través de su departamento de I+D, que cuenta con un presupuesto que supone más del 3% del valor de su facturación total. La empresa decidió, por tanto, entrar en el siglo XXI con sus objetivos puestos en un futuro más innovador para crear productos de alto valor añadido que le permitan consolidar el liderazgo en el mercado. Ha convertido la crisis en oportunidad para crecer y fortalecerse.

Como apoyo, esta compañía cuenta con una unidad de gestión de I+D+i cuyo sistema está certificado y auditado a nivel europeo, y está dotada con un laboratorio propio, que resulta de vital importancia, no solo para la ejecución de los proyectos de innovación, sino también para los controles que se realizan en las distintas fases del proceso productivo. Así, todos estos recursos materiales, sumados a los humanos con los que cuenta el departamento de tecnología, son su principal valor añadido. Se trata de un equipo formado por ocho personas con alta cualificación en áreas como I+D, ingeniería de procesos, asistencia técnica y servicio posventa, oficina técnica y laboratorio.

Fundición Nodular posee en estos momentos dos patentes y otras dos más están en fase de inscripción, habiendo obtenido ya una de ellas el derecho de prioridad durante un plazo de 12 meses.

Para la práctica totalidad de estas actividades se ha obtenido financiación suficiente en forma de créditos fiscales, préstamos del CDTI a interés cero con partes no reembolsables y ayudas a fondo perdido a través del Plan Nacional de I+D de la Consejería de Industria del Principado de Asturias.

El plan estratégico de la sociedad, por su marcado carácter innovador, viene siendo apoyado por Enisa (Empresa Nacional de Innovación) mediante una financiación participativa desde el año 2008.

Fundición Nodular pertenece a la Plataforma Tecnológica del Acero (Platea) y a la Asociación Europea de Fundidores (CAEF), participa en el programa Innocámaras de la Cámara de Comercio de Asturias, está asociada al Club Asturiano de la Innovación y al Club Asturiano de Calidad y forma parte de la plataforma Manuf@cturias, constituida como Agrupación de Empresas Innovadoras, ente vinculado al Ministerio de Industria.