Le pide que demuestre su el impacto negativo en el mercado laboral

Bruselas analiza el plan español de volver a pedir permisos a los trabajadores rumanos

La Comisión Europea (CE) está analizando la petición de España de volver a solicitar un permiso de trabajo a los ciudadanos rumanos para decidir si autoriza la medida. Bruselas tiene dos semanas de plazo para pronunciarse.

La Comisión Europea ha admitido este lunes que España puede reintroducir los permisos de trabajo para los ciudadanos rumanos, aunque ha dejado claro que debe demostrar con "cifras" el impacto negativo de su presencia en el mercado labora, informó hoy la portavoz comunitaria de Mercado Interior y Servicios, Chantal Hughes.

La portavoz indicó que Bruselas ha recibido el pasado viernes una carta de las autoridades españolas que detalla la medida que el Ejecutivo español proyecta aplicar a los trabajadores de origen rumano.

Aunque en principio en un mercado ya "liberalizado", como es el caso del español, no se deberían imponer nuevas restricciones, existe la posibilidad de hacerlo si concurren "circunstancias excepcionales", indicó la portavoz. Para justificar la medida, España "debe probar un riesgo de distorsión o impacto mayor sobre el mercado laboral", a partir de cifras concretas.

Según los datos con los que cuenta Bruselas a partir de las estadísticas de Eurostat, el número de trabajadores rumanos llegados a España y otros países "ha bajado mucho" en los últimos años, añadió la portavoz.

La normativa europea prevé que la Comisión debe comunicar al Consejo (que representa a los países de la UE) toda decisión sobre la suspensión temporal de la libre circulación de trabajadores.

A continuación, cualquier país puede oponerse a la misma, en cuyo caso el Consejo decide sobre la cuestión por mayoría cualificada.

El visto bueno de la Comisión no siempre es obligatorio antes de la adopción de los planes, ya que la normativa europea prevé que, cuando se da una "situación excepcional", un país puede adoptar la medida de manera unilateral y con efecto inmediato. En todo caso, después se debe informar a la Comisión Europea, que tiene que autorizar la decisión.

España planea que a partir de agosto los ciudadanos rumanos que deseen trabajar en el país por cuenta ajena obtengan un permiso con base en la existencia previa de un contrato de trabajo.