Bruselas avisa de que España no puede tomar esa medida unilateralmente

Trabajo limita el acceso de rumanos para aumentar el empleo nacional

El Consejo de Ministros aprobó el viernes recuperar el régimen transitorio que obliga a los ciudadanos rumanos que quieran venir a España a obtener con anterioridad un contrato de trabajo. "Se trata de ajustar los flujos de entrada a las necesidades del mercado de trabajo", justifica el Gobierno. El objetivo es priorizar el empleo nacional frente al colectivo extranjero más numeroso.

Marcha atrás. Los rumanos que tengan la intención de establecerse en España como trabajadores por cuenta ajena deberán obtener con anterioridad un contrato de trabajo, una exigencia que hasta ahora solo se requería a ciudadanos no comunitarios. El Ejecutivo ha reactivado así el periodo transitorio que se estableció en 2008, un año después de que Rumanía entrara en la UE, y se levantó en enero de 2009, cuando la economía precisaba de mano de obra. Los ciudadanos rumanos serán los únicos europeos que tendrán esta barrera de entrada.

El ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, aseguró que la libertad de circulación está asegurada y defendió que se trata de "una decisión de orden laboral vinculada a la situación excepcional de nuestro mercado de trabajo". En cualquier caso, explicó que la medida no afecta a los ciudadanos de origen rumano que ya están trabajando en España ni a aquellos que han perdido su empleo. Además, los rumanos mantendrán el derecho de libre circulación, sin embargo, no podrán trabajar por cuenta ajena sin una autorización oficial previa. La restricción no se aplica para aquellos que quieran establecerse en España como autónomos.

La medida, que no puede aplicarse más allá de 2014, se toma en un momento en que la tasa de paro alcanza el 21%. Otros Estados miembros también han establecido barreras a la libre circulación de ciudadanos de Rumanía y Bulgaria, los dos últimos países en integrarse en la UE en 2007. Alemania, Italia o Francia también exigen un contrato de trabajo a rumanos y húngaros que quieran establecerse en sus países.

Con todo, la Comisión Europea advirtió a España que "en principio no puede" reintroducir la exigencia de los permisos de trabajo una vez que ya los suprimió. "España ha liberalizado su mercado de trabajo y aplica el Derecho comunitario sobre libertad de circulación del trabajador. En este contexto, España no puede recuperar los acuerdos transitorios para los trabajadores rumanos", señaló el portavoz comunitario David Boublil. Con todo, añadió que "excepcionalmente" un Estado puede solicitar autorización para reintroducir restricciones si existe un serio problema en su "mercado laboral". Bruselas señaló que España no informó de esa medida. El portavoz del Gobierno, José Blanco, entiende que España tiene derecho a recuperar el periodo transitorio y recordó que el Ejecutivo rumano ha entendido y aceptado la decisión.

Actualmente residen en España 860.000 rumanos. Suponen el colectivo de extranjeros más importante, seguido por marroquíes (769.000) y británicos (390.880). Por otro lado, 302.519 rumanos en junio estaban registrados a la Seguridad Social. De estos, 174.603 pertenecen al régimen general y otros 88.000 figuran en el régimen agrario. La afiliación de rumanos se incrementó un 4,1% respecto a junio de 2010.

Las cifras

4% es el porcentaje en que se incrementó en 2010 el número de rumanos que residen en España. Suman 864.000 personas.

5,7 millones de extranjeros residen en España. El 15% son rumanos.