Niega haber mantenido "conversaciones poco apropiadas"

Cameron se arrepiente de haber contratado a Coulson

David Cameron respondió ayer en una sesión de urgencia de la Cámara de los Comunes sobre su relación con Andy Coulson, su exjefe de prensa detenido por los pinchazos telefónicos del News of the World. El primer ministro británico, que niega haber tenido "conversaciones poco apropiadas" sobre la venta de BSkyB, prometió que se investigará la relación de la prensa con la policía y los políticos.

El primer ministro británico David Cameron
El primer ministro británico David Cameron

Responder a más de un centenar de preguntas sobre por qué se contrató como jefe de comunicación a alguien que vendía periódicos gracias a los titulares basados en sobornos a policías y pinchazos telefónicos a famosos y víctimas de crímenes no parece fácil. Pero es a lo que tuvo que enfrentarse ayer David Cameron, el primer ministro británico, que compareció en la Cámara de los Comunes para aclarar sus relaciones con el exdirector del News of the World, Andy Coulson, y qué hará para solucionar el escándalo que sacude a la prensa británica.

Cameron admitió que viendo la situación "con perspectiva, no le hubiera ofrecido el empleo y hubiera esperado que él no lo aceptara". Se resistió sin embargo a disculparse de momento, pues no cree que deba hacerlo hasta que se demuestre que Coulson es culpable de algo. Aseguró que si se acaba sabiendo que su jefe de prensa le mintió sobre que no sabía nada de los pinchazos telefónicos, se "disculpará profundamente".

Ed Miliband, el líder del partido laborista, no quedó conforme con las respuestas del gobernante: "No se trata de si Coulson le mintió. Se trata de que ignoró toda la información y los avisos que le llegaron", refiriéndose a artículos de los diarios The Guardian y The New York Times en los que se denunciaba la situación. Cameron entonces se mantuvo en su postura, argumentando que antes de contratar a su jefe de prensa se realizó una investigación, aunque varias veces eludió señalar quién la llevó a cabo.

El primer ministro remarcó que la contratación fue decisión "solo" suya y que asume la responsabilidad, pero aludió continuamente a la necesidad de mantener la presunción de inocencia.

"Pero las decisiones no se toman así, se toman en el presente. Uno vive y aprende y, creedme, he aprendido", apuntó el primer ministro.

Cameron, que para responder se apoyaba de medio lado sobre el atril dependiendo de por dónde le llegasen las preguntas, dijo lamentar el "furor" que está causando un asunto que está desviando la atención de otros temas como la crisis del euro o la gira por África que ha tenido que suspender para comparecer ante la Cámara Baja.

Las 26 reuniones del primer ministro con directivos de News Corporation en el último año también centraron las preguntas de los parlamentarios. "No mantuve conversaciones poco apropiadas" sobre la oferta, se defendió Cameron ante las continuas preguntas sobre la posible relación de esas reuniones con la compra de la firma de televisión por satélite BSkyB por parte del grupo de Rupert Murdoch, suspendida a la vista de los acontecimientos.

No se puede salir indemne de una polémica de semejante proporción. Una encuesta de opinión de Reuters mostró que la popularidad del primer ministro ha caído a su peor nivel desde que ascendió a su cargo en mayo de 2010. Solo el 38% de los británicos afirmó estar contento con el trabajo que el gobernante está haciendo.

Comisión de investigación

Cameron dio además los nombres de los seis miembros de la comisión que ayudará a un juez a investigar los pinchazos telefónicos y las relaciones de la prensa con las autoridades políticas y policiales. El grupo lo compondrán un exdirector del periódico Financial Times, un exdirector del regulador del sector de las telecomunicaciones Ofcom, el director del grupo de defensa de los derechos humanos Liberty, un exjefe de policía y dos periodistas.

El Parlamento acusa a Murdoch de obstrucción

News International, la filial de News Corp en Reino Unido, llevó a cabo "intentos deliberados por obstruir las investigaciones" policiales sobre los pinchazos telefónicos entre 2005 y 2006, según un informe elaborado por una comisión parlamentaria.

En el mismo se señala que la policía cometió una "serie de fallos", ya que la dilación indebida y la falta de cooperación de los investigados debería haber llevado a intensificar la investigación, no a abandonarla.

La comisión critica duramente las actuaciones de los subcomisarios John Yates y Andy Hayman. Según el informe, la investigación que realizó en 2009 el segundo de Scotland Yard, quien dimitió el pasado lunes, era muy "pobre" y claramente "equivocada".

A Hayman la comisión le acusa de "prevaricación deliberada" por engañar al facilitar las pruebas.

El jefe de prensa

Andy Coulson, de 43 años, dirigió el dominical News of the World entre 2003 y 2007, cuando lo dejó y Cameron le contrató como jefe de prensa. El pasado enero dimitió por una investigación policial. El 8 de julio fue detenido y puesto en libertad bajo fianza.