Propuesta del 'Grupo de los Seis'

Esperanzas de avance en la crisis de deuda de EE UU

Un grupo bipartidista de senadores estadounidenses ofreció ayer un ambicioso plan que pretende reducir el déficit en 3,75 billones de dólares.

Cuando quedan sólo dos semanas hasta que el gobierno federal se quede sin dinero para pagar sus cuentas, el presidente Barack Obama ha calificado el plan del llamado "Grupo de los Seis" de "paso muy significativo" y ha instado a los líderes del Congreso a comenzar a discutirlo.

"Mi esperanza es que mañana estén preparados para hablar con franqueza y meterse a la difícil tarea de elaborar un plan que pueda avanzar a tiempo para la fecha límite del 2 de agosto", dijo ayer Obama, quien advirtió de la necesidad de un plan de respaldo, en el que están trabajando los líderes del Senado, que pueda votarse la próxima semana. Por su parte, Jon Kyl, el segundo republicano en importancia en el Senado, dijo a los periodistas: "He hablado con suficientes personas como para pensar que será aprobado".

El gobierno de Estados Unidos caerá en suspensión de pagos de sus obligaciones para esa fecha si el Congreso no permite que el Tesoro venda más deuda. Eso podría lanzar a la economía de Estados Unidos a la recesión y generar el caos en los mercados financieros mundiales.

Las conversaciones en la Casa Blanca sobre un acuerdo integral de reducción del déficit se han estancado debido a las propuestas de aumento de impuestos, a los que se oponen los republicanos. Obama dijo que espera que la propuesta del "Grupo de los Seis", que requeriría que cada una de las partes ceda en sus posiciones, pueda ayudar a formar la base de un acuerdo.

Un paquete detallado de reducción del déficit despejaría el camino para que el Congreso apruebe un aumento en el límite de deuda federal de 14,3 billones de dólares. Un plan de respaldo del líder republicano del Senado, Mitch McConnell, ha ganado respaldo como forma de elevar el límite y podría terminar incorporando partes de la propuesta del Grupo de los Seis.

El presidente de la Comisión de Presupuesto del Senado, Kent Conrad, uno de los seis senadores demócratas y republicanos del "Grupo de los Seis" que desde diciembre trabajan en un plan para reducir el déficit, dijo que los 3,75 billones de dólares en ahorros propuestos en 10 años contienen 1,2 billones de dólares en nuevos ingresos.

"En la ultima hora"

La decisión de Obama de hablar con los periodistas sobre el plan del "Grupo de los Seis" incluso antes de haberlo leído en su totalidad muestra el sentido de crisis que envuelve a Washington a medida que se acerca la fecha límite de agosto. "El problema es que ahora estamos en la última hora y no nos queda mucho tiempo", afirmó.

El estancamiento de las negociaciones de la deuda ha sacudido a los mercados financieros globales y las agencias de calificación han advertido que podrían rebajar la nota crediticia "AAA" de Estados Unidos si los legisladores no acuerdan un plan de base amplia para la reducción del déficit. Pero el proyecto de reducción del déficit de 3,75 billones de dólares podría exceder las expectativas del mercado, afirmó el analista de valores del Tesoro John Briggs, de RBS en Stamford, Connecticut.

La información sobre el plan del "Grupo de los Seis" impulsó bruscamente al alza los precios de los bonos a 30 años y de las acciones a su máximo nivel desde marzo.

El plan encontró rápidamente el apoyo de los senadores, incluyendo algunos conservadores republicanos y rápidamente ganó impulso a pesar de que incluye incrementos de impuestos. El senador republicano Roger Wicker dijo que podría ser aprobado en el Senado estadounidense de 100 miembros por una holgada mayoría de 60 ó 70 votos.

Sin embargo, algunos asesores en el Capitolio pidieron cautela, afirmando que aunque el plan fuera popular en el Senado, puede que no haya tiempo para transcribirlo en un detallado lenguaje legislativo para luego ser evaluado por el Comité de Presupuesto del Congreso, un paso obligatorio, antes del 2 de agosto.

En tanto, el presidente de la Cámara de Representantes John Boehner expresó algunas preocupaciones con respecto a este nuevo plan de reducción del déficit, que su portavoz Michael Steel dice que es insuficiente en "varias áreas importantes".

Una propuesta conciliadora

El plan del "Grupo de los Seis" se conoció mientras la Casa Blanca y negociadores del Congreso trabajaban bajo la premisa de que la única solución política viable para evitar la moratoria sería el plan de respaldo propuesto por McConnell. Su plan daría la autoridad -y buscaría asignar la culpa- a Obama por elevar el límite de deuda 14,3 billones de dólares.

El líder demócrata del Senado, Harry Reid, ha propuesto hacerle cambios para hacerlo más atractivos a los demócratas, incluidos hasta 1,5 billones de dólares en recortes de gastos. "Si nosotros podemos mejorar la legislación que estamos haciendo, estaría feliz de tomar elementos del "Grupo de los Seis" y trabajar con ellos para lograr que se apruebe", afirmó Reid.

El analista de Moody's Steven Hess aseguró que el plan evitaría cualquier inmediata rebaja en la calificación de "AAA". Dijo también que no ofreció una reducción del déficit suficiente y podría resultar en un panorama negativo sobre la nota, una señal de una posible rebaja en 12 a 18 meses.