Los ajusta a 3,60 euros

Altadis responde a BAT y baja los precios de Fortuna y Nobel

Altadis, filial de Imperial Tobacco, ha movido de nuevo ficha en la guerra de precios del tabaco. Pero esta vez para bajar el coste de sus marcas de cigarrillos y estabilizar el mercado tras la tensión vivida en el sector en los últimos tres meses. Fortuna y Nobel bajan de 3,80 a 3,60 euros.

Como era de esperar, Altadis ha respondido al último movimiento de la competencia en la guerra del tabaco en el segmento medio. El pasado viernes, BAT subió entre 10 y 35 céntimos los precios de sus cajetillas de cigarrillos y abría de nuevo la puerta a una batalla en el sector al aplicar un aumento menor del esperado.

Con el objetivo de estabilizar el mercado y zanjar la tensión vivida en los últimos tres meses, la filial de Imperial Tobacco ha decidido ajustar el coste de sus principales marcas. De este modo, Fortuna y Nobel bajan 20 céntimos de euros y pasan a costar 3,60 euros.

Los nuevos precios han sido comunicados hoy al Comisionado para el Mercado de Tabacos para su previsible publicación mañana en el Boletín Oficial del Estado, entrando en vigor a partir de esta fecha.

Después de haber liderado por tercera vez consecutiva al alza el mercado, Altadis ha decidido estabilizar los precios de su gama media en el entorno de los 3,60 euros y de esta forma "dar tranquilidad a los estanqueros y a la Hacienda Pública", señala en una nota de prensa.

No obstante, Altadis también confía en que el Gobierno encuentre los mecanismos fiscales necesarios para evitar tensiones en el futuro, para lo cual cree que una de las medidas más acertadas sería ligar el precio de cada labor de cigarrillos al cálculo del componente ad valorem del Impuesto Especial sobre el precio medio de esa misma labor durante los últimos seis meses.

Esta propuesta significaría más previsibilidad en la recaudación, lo que permitiría al Gobierno establecer de una manera más cierta su política presupuestaria. Altadis espera que esta propuesta tenga una favorable acogida y pueda consolidarse como la solución más eficaz para tensiones en el mercado.

Jaime Gil-Robles, Director de Asuntos Corporativos y Legales, asegura que "estos ajustes son lógicos y esperados, y son fruto de los recientes movimientos de precios. No obstante, sería deseable que el Gobierno implante una política fiscal previsible que ayude a generar más estabilidad".