Muy confidencial

Todo tranquilo. El subgobernador se va de vacaciones en agosto

Una vez que ya se ha encarrilado el destino de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) con la entrada del FROB, que aportará 2.800 millones de euros, lo que significa su nacionalización, se han despejado las grandes incógnitas que suponía para España y para la UE los resultados de los test de estrés para la banca, y prácticamente con los resultados del semestre de casi todas las entidades publicadas, el subgobernador del Banco de España, Javier Aríztegui, ha decidido tomarse unas vacaciones en agosto.

El lunes pasado los banqueros le preguntaron a Aríztegui en una reunión en la AEB, que si agosto iba a ser también movido para el sector y el subgobernador los tranquilizó a todos. "No creo, yo me voy de vacaciones", dijo con una sonrisa. Eso sí, no especificó si se iba a tomar todo el mes o solo unos días. Esa es la cuestión. Aríztegui, además de subgobernador, es el presidente del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), organismo al que le queda aún mucho trabajo por hacer. Además de la CAM, el FROB tiene pendiente entrar en CatalunyaCaixa para tomar su control, en Unnim y en Novacaixagalicia, que tras aprobar los test de estrés, espera que los inversores privados se animen a entrar en el capital de su banco. El lunes, precisamente, comienza la data room de la caja gallega para que los nueve inversores interesados en apoyar a José María Castellano, presidente del banco NCG, y tomar alrededor del 20% de la entidad, estudien definitivamente los datos del grupo gallego e inviertan en las próximas semanas.

El objetivo es inyectar a NCG Banco unos 600 millones de euros.