Secretos de despacho

'Manu militari' en Marionnaud

Mark Nunn, exoficial británico, dirige la cadena de perfumería en España

La vida da extraños giros. De oficial británico a máximo ejecutivo de una cadena de perfumerías en España hay un mundo. Ese es el camino que ha recorrido Mark Nunn (Bristol, Reino Unido, 1965), director general de Marionnaud. Pero algo queda en su estilo de mando, una manu militari, no tanto por la rectitud, sino por la dirección de equipos.

Merece la pena echar un vistazo a la vida de Nunn para entender un hilo que le ha llevado por muchas partes del mundo hasta España. "Nací en Inglaterra pero crecí en África. Mi padre era médico y estuve cinco años en Zambia, que había sido del Imperio británico", relata. De ahí dio un salto a Newcastle (Reino Unido) y después al Caribe, a la República Dominicana, donde vivió ocho años. Terminó sus estudios de bachillerato de vuelta en Southampton y entonces decidió no seguir por el camino de la universidad.

"Quise ser oficial de la Marina. Me enrolé en la Royal Navy", cuenta. No es que quisiese ser capitán de barco. Más bien su interés estaba en el aire. Pilotaba aviones que despegaban desde las flotas. Pero quiso ir más allá. "Mi profesión era el vuelo militar, pero quería cambiar a la Royal Air Force para pilotar otro tipo de aviones".

La crisis ha afectado a sus tiendas, por lo que han lanzado nuevas estrategias, como marcas propias

Aunque de repente su vida se truncó. Se tomó un año sabático antes de entrar en la Royal Air Force. Se fue Italia, donde se dedicaba a navegar. "Un día, corriendo por la playa, me caí a un hoyo y tuve un accidente bastante grave". Tuvo que despedirse de sus sueños. "Empecé a pensar lo que quería hacer. No tenía ni idea", reconoce. Estaba en Italia y allí se quedó. Tal vez encontró el trabajo más sencillo, pero fue su plataforma de lanzamiento para su escalada en las cadenas de retail. "Empecé poniendo hamburguesas y limpiando baños, como comienza todo el mundo, en el McDonald's de la plaza de España de Roma. Entonces era el restaurante de la cadena con más volumen de negocio del mundo. Así empezó todo".

De ahí pasó a Mónaco. Y de Mónaco a Domecq en España, donde lleva 15 años viviendo. Pero también ha pasado por Pizza Hut o Kentucky Fried Chicken. "No he ido a la universidad. Me he formado con cursos internos", admite.

Pero sí le sacó partido a su capacitación en la Marina. "La formación militar es muy dura y estricta. Me ha servido en la gestión de las personas. Ahí aprendí a solucionar por mí mismo los problemas y también en la dirección de equipos. Los mejores oficiales son los que saben manejar a los grupos, no los que solo mandan".

En la actualidad tiene que liderar a los empleados de más de un centenar de tiendas de perfumería en España. A Marionnaud llegó en 2008 como director de operaciones y 14 meses después ocupó su actual posición. æpermil;l tiene que mantener y fomentar el estilo de la cadena. "Hacemos una venta asistida, con un servicio muy experto, por lo que insistimos mucho en la formación interna, y tenemos unas tiendas accesibles", que normalmente se encuentran en centros comerciales y barrios, explica. "No necesitamos estar en la Gran Vía".

Al estilo de la cadena con sede en Zúrich, hay que añadir el de la matriz de Hong Kong -AS Watson-, de capital chino, que según Nunn, "son muy detallistas y buscan una estrategia a largo plazo". Intenta acudir dos o tres veces por semana a las diferentes tiendas. "Mi estilo es directo. Quiero estar cerca de los empleados. Cuando llegaba a las tiendas, antes no me conocían. Ahora ya no puedo pasar desapercibido".

Concede que la crisis ha afectado a la empresa -que factura 100 millones de euros al año-, con el cierre de 14 tiendas, por lo que han lanzado nuevas estrategias como la introducción de su marca propia, "que está teniendo mucho éxito", asegura.

Por la parte que le toca, el retail, cree imprescindible en España "reincentivar el consumo y no tomar medidas como subir el IVA". Llama la atención sobre el alto nivel de desempleo: "Así no puede haber confianza. Hay que buscar fórmulas para crear empleo". Sin embargo, lanza un mensaje optimista: "Antes de todo, creo en España. Llevo 15 años aquí. Es el lugar del mundo donde más he vivido. Esta es la peor crisis que ha vivido el país en 30 años y ahora toca buscar medidas a largo plazo".

Huir del despacho

El despacho de Mark Nunn no es precisamente de los que llaman la atención por su belleza. Carpetas archivadoras y papeles se amontonan en las mesas e incluso en el suelo. Las paredes están limpias a excepción de unos carteles de la compañía y un calendario, cómo no, con un avión. Para alguien que quiso ser piloto y que ya apenas vuela, le quedan este tipo de detalles. El almanaque es de la Fundación Infante de Orleáns, un museo de aviones históricos.

"Busco un despacho funcional. Paso el menos tiempo posible en él. Donde tengo que estar es en las tiendas", explica. Además de acudir a sus centros, viaja frecuentemente a Portugal, país sobre el que también tiene la responsabilidad, y a Zúrich, donde se decide la estrategia de la marca. Incluso una vez al año viaja a Hong Kong a negociar los presupuestos para la filial española.

En la actualidad disfruta más de los barcos en si vida privada, volviendo a su origen en la Royal Navy, ya que tiene su propio velero.

Y acarrea consigo el recuerdo de sus aficiones en fotos porque, además de las de su familia, lleva en su agenda algunas de barcos y aviones.