Las compras no compensan las cesiones a los ejecutivos y a China Unicom

Telefónica reduce su autocartera

Telefónica no solo ha dejado de tener un plan específico de recompra de acciones, sino que las compras puntuales que realiza no han sido suficientes para compensar las ventas.

César Alierta, presidente de Telefónica
César Alierta, presidente de Telefónica

En 2009, Telefónica llegó a tener más del 3,5% de su capital en autocartera y durante muchos años la compañía tuvo en marcha planes millonarios de recompras de acciones para su posterior amortización.

Pero los nuevos tiempos han forzado una elección entre dividendo y autocartera, y Telefónica ha optado por lo primero. Ya no hay programas específicos de recompra, sino que las adquisiciones son puntuales, dependiendo del sobrante de caja.

Y lo cierto es que Telefónica no ha dejado de recomprar acciones. El 30 de junio, por ejemplo, compró un millón y medio de títulos y el pasado día 4 se hizo con casi un millón más, todos ellos por el ejercicio de opciones que tenía compradas a buen precio (a menos de 10,2 euros por acción). También ha adquirido valores a precios de mercado, según consta en los registros de la CNMV.

Sin embargo, estas adquisiciones no han sido suficientes para compensar las ventas de títulos que ha estado realizando también o la cesión de acciones para distintos fines. Uno de ellos fue el traspaso de 21,83 millones de acciones a China Unicom como parte del refuerzo de su alianza estratégica. También ha repartido casi tres millones entre los ejecutivos con motivo de un plan de premios.

El resultado es que la autocartera de Telefónica se ha reducido al 1,021% del capital, según lo comunicado al regulador, frente al 1,23% que tenía a cierre del tercer trimestre de 2010 o al 1,22% de hace justo un año. Eso sí, el porcentaje es superior al que poseía, por ejemplo, en febrero del año pasado.