Espera una caída del PIB heleno del 3,9% este año

El FMI calcula que Grecia necesitará 100.000 millones más de la UE y de los acreedores privados

El Fondo Monetario Internacional (FMI) dijo hoy que Grecia necesitará 71.000 millones de euros adicionales de la Unión Europea y unos 33.000 millones de euros de acreedores privados antes de poder regresar a los mercados en 2014.

El organismo, que publicó hoy su último informe sobre la situación del país, prevé que la economía helena se contraiga un 3,9% este año y que la deuda alcance un récord del 172% del Producto Interior Bruto (PIB) en 2012, para comenzar a contraerse a continuación.

Tanto la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, el pasado lunes, como el responsable de la misión para el fondo, Poul Thomsen, hoy, señalaron que el Fondo no ha recibido solicitud de ayuda adicional por parte de Grecia. "Tenemos un programa en marcha que estará vigente durante otros dos años y solo se ha desembolsado la mitad del dinero en el programa hasta la fecha", dijo Thomsen. "No ha habido una petición para un nuevo programa", insistió.

El FMI consideró hoy que el debate en la zona euro sobre la ayuda adicional a Grecia y la participación de los acreedores privados en el segundo plan de rescate a ese país es un "enorme problema" para generar confianza en la economía helena.

"Grecia necesitará más tiempo para recuperar el acceso a los mercados de capitales y necesita ayuda externa adicional", agregó el organismo, y criticó que, pese a comprometerse a ofrecer esa ayuda, la zona euro continúe con un debate "muy público" sobre el segundo plan de rescate y la participación del sector privado en el mismo.

En este sentido, la institución dirigida por Christine Lagarde señala que, si bien los países de la eurozona se han comprometido a prestar dicho apoyo financiero a Atenas, aún no han concretado el mecanismo a través del cual prestarán dicho soporte a Grecia.

"El debate muy público en Europa sobre esta cuestión y el rol del sector privado en el mismo ha supuesto un problema importante a la hora de generar confianza sobre el programa", señala el FMI, que recomienda a los miembros de la eurozona que decidan sobre la manera en que quieren ayudar a Grecia y la lleven a acabo a través de los mecanismos necesarios.

A este respecto, el FMI considera que la participación del sector privado en las nuevas ayudas "resulta apropiada", dada la escala de las necesidades financieras del país heleno y el interés de que exista un reparto de los costes.