El bono a diez años paga un 6,03%, la prima de riesgo toca los 336 puntos y el Ibex cae un 2,69% puntos y el Ibex cae un 3%

Lunes negro para el bono español y el Ibex

Incendio fiscal en la periferia. El mercado ha puesto a Italia en el disparadero y España es una víctima colateral. Así, el Ibex cierra la sesión con una caída del 2,69 % mientras que el bono español paga más de un 6% y la prima de riesgo alcanza los 336 puntos.

Ruptura del triángulo en vela diaria
Ruptura del triángulo en vela diaria

El lunes negro que Bruselas quería evitar con su minicumbre ha terminado de forma más trágica de lo esperado. El mercado, lejos de relajarse, ha encontrado motivos para la preocupación en la indecisión mostrada por la Unión Europea y ha decidido disparar contra una nueva víctima: Italia. Una situación que ha cogido a contrapie a España que ha pasado a la condición de daño colateral. El diferencial de los bonos nacionales con el bund alemán ha alcanzado máximos desde 1996, hasta tocar los 336 puntos básicos. Todo ello con los títulos a 10 años pagando en el mercado secundario (de compra y venta) un 6,037%, récord desde 1997, y el Ibex cerrando la sesión con una caída del 2,69% que le deja en los 9.670 enteros.

La rentabilidad exigida a los títulos de deuda españoles ya supera las cotas alcanzadas durante los años de convergencia monetaria europea. En diciembre de 1999, con la introducción del euro, la tasa era del 5,85%, hoy ya le sale más caro encontrar liquidez en el mercado. Los bonos españoles se encarecen y los alemanes, sin embargo, emergen como valor refugio: su coste se relaja 15 puntos básicos desde el viernes. Con estos movimientos, Berlín consigue retribuir sus títulos a una década al 2,6%, su nivel más bajo desde por lo menos 1989, año al que alcanzan los registros de Bloomberg.

Este cruento recalentamiento en el mercado de deuda ha sido especialmente duro con la nueva pieza de la cacería, es decir, Italia. Su prima de riesgo ha alcanzado los 295 puntos, subiendo cerca de 40 puntos en menos de 24 horas. Una situación que se ha extendido a la renta variable. La sesión ha terminado con la Bolsa de Milán cerrando con un desplome del 4,2%. Escenario que parecía imposible a primera hora cuando las pérdidas todavía eran moderadas, sin embargo a media jornada se retrocedía cerca de un 2%, y de ahí al desastre. Poco ha durado la medida tomada ayer por la Comisión Nacional del Mercado de Valores de Italia (CONSOB) de poner límites a las "ventas al descubierto" para intentar evitar las grandes caídas.

IBEX 35 6.574,10 -0,08%

S&P puso en duda la capacidad Italiana para atajar su deuda pública (120% de sus PIB) hace una semana. Moody's ratificó la desconfianza y todo esto sumado a los vaivenes de su política nacional y los rumores sobre los resultados de su sector financiero en las inminentes pruebas de resistencia europeas terminaron por disparar el riesgo país trasalpino. Y tras ellos, los demás periféricos. Los títulos de Irlanda, Portugal y, como no, Grecia también alcanzan cotas récords. Unas marcas que observando el escenario actual nadie se atreve a afirmar que no vayan a ser pulverizadas en cualquier momento.

De vuelta al parqué madrileño, el sector financiero es el más afectado: BBVA y Santander han caído un 4,06% y un 3,16% respectivamente. Estas pérdidas sin embargo también han alcanzado a la banca mediana con Caixabank dejándose un 5,29%, Popular un 4,28%, Sabadell un 3,97%, y Bankinter un 3,08%. Una incertidumbre que también ha reinado en el resto de las grandes plazas. Londres ha caído un 1,2%, Francfort se ha dejado un 2,99% y París un 2,5%%. El enfrentamiento entre Alemania y el BCE por la forma en la que el sector privado va a participar en la factura helena no deja mucho margen a unos operadores exhaustos.

En el mercado de divisas, el euro se coloca en mínimos en dos meses. Cae hasta los 1,402 dólares, frente a los 1,436 a los que se cambiaba el jueves siete, antes del incendio italiano. Habrá que esperar si desde Bruselas llegan noticias que lo apaguen o, si como suele ser habitual, optan por echar gasolina.