Gastronomía

De los sabores de toda la vida a las apuestas más arriesgadas

Las últimas tendencias en el campo de los helados reclaman una vuelta a lo natural.

Las altas temperaturas del verano hacen del helado el dulce preferido para refrescarse y calmar la sed. Pese al descenso en el consumo experimentado el año pasado, los helados siguen siendo los reyes de la presente época estival. Para este año se espera que su venta aumente un 2% y supere así los 295 litros de 2010.

A los sabores tradicionales se han unido en los últimos tiempos nuevas propuestas para atraer a un público cada vez más amplio y exigente. Pero las innovaciones no se limitan a los gustos y se extienden ahora al proceso de elaboración. Los helados BioHotz, creación de la empresa Ergoien, son un ejemplo de esto. La compañía vasca, especializada en la fabricación de productos artesanales a partir de leche de cabra, ha expandido su negocio desde los yogures y quesos que ya formaban su core business a los helados. Elaborados a partir de leche biológica, Ergoien huye de los aditivos artificiales y reclama una vuelta a lo natural. Los ingredientes ecológicos se llevan todo el protagonismo y dan a sus productos el toque que los hace únicos.

Si en los helados tradicionales los colorantes, los estabilizantes y los siropes son las materias primas, en el caso de la marca BioHotz la fruta de temporada y los frutos secos son la base que permiten a la empresa recuperar los sabores de toda la vida.

Pero la búsqueda de lo tradicional no ha sido un obstáculo para que Ergoien investigue sabores nuevos. El helado de vino es una de las propuestas de este año. Ideal para tomar solo o acompañando a otros platos, este producto confeccionado a partir de vino Volvoreta ha tenido una gran acogida, especialmente entre los japoneses, tal y como señala Eider Ordóñez, criadora y productora de Sopelana. Junto a este, el de dulce de leche de cabra, que integra especias que le dan un aroma especial, es otra de las grandes apuestas.

La casa suiza Mövenpick, cuyo lema es "no hacer las cosas extraordinarias, solo hacer las más sencillas de una manera excepcional", ha decidido incorporar a sus 40 gustos algunas de las tendencias más vanguardistas. La mezcla de fruta de la pasión y mango, o nuez y pistacho de Sicilia son algunas de las delicatessen con las que quieren conquistar a los paladares más exquisitos. A diferencia de la compañía vasca Ergoien, que solo trabaja con productos nacionales, Mövenpick los importa desde su lugar de origen. Entre ellos destaca la vainilla de bourbon de Madagascar o el sirope de arce canadiense.

La distribuidora de productos exclusivos Bon Selec ha añadido a su cartera el sello del maestro pastelero Alain Chartier, galardonado con distintos premios internacionales que avalan su reputación. Además de trabajar con grandes superficies, los locales Arzábal o El Espigón son algunos de los lugares en los que el cliente puede entregarse al placer que le proporcionarán las 17 variedades de helados que componen su oferta. El de caramelo con flores de sal, caracterizado por la fusión del dulce y lo salado, es una de propuestas más arriesgadas. Pero si lo que prefiere es saciar su sed, encontrará en los sorbetes su gran aliado. De los 12 combinados existentes, el de lichi con rosas es uno de los más exóticos en esta gama.

Dos versiones contrapuestas

Rechazo a las grandes distribuidoras

La empresa artesana Ergoien, en su afán por recuperar los valores tradicionales, huye de las grandes distribuidoras. Desde este jueves cuentan con su primera tienda en Bilbao. Para disfrutar de sus sabores en la capital hay que acudir al puesto que tienen en el histórico mercado de San Miguel. La acogida recibida les ha llevado a estudiar la posibilidad de abrir un local en el centro de Madrid donde vender sus productos.

Presente en todo el mundo

Para este verano Häagen-Dazs ha decido crear nuevos sabores. Los más golosos encontrarán en la crème brûlée la alternativa perfecta. Para los incondicionales del cacao la empresa les tiene reservado un helado con chocolate fundido en su interior que les permitirá despertar sus sentidos. Si que lo busca es algo más refrescante, la edición limitada de té verde o el de fresa y plátano son los sabores que le resultarán más acertados.