La prima de riesgo cierra en 265 puntos, después de rozar los 280 en la apertura

Trichet acalla a las agencias de rating y da un balón de oxígeno a las Bolsas

La decisión del BCE de aceptar deuda portuguesa como garantía para conceder liquidez acalló a Moody's, que dos días antes había rebajado el rating del país luso. Este plante calmó de golpe el nerviosismo en los mercados. El Ibex cerró en tablas, en una jornada muy volátil con una diferencia de 231 puntos entre el máximo y el mínimo. La prima de riesgo bajó a 265 puntos básicos, después de rozar los 280 durante el día.

Europa cierra filas contra las agencias de rating. El miércoles fue la Comisión Europea la que plantó cara a Moody's y la acusó de alentar la especulación contra la zona del euro con su rebaja de la calificación crediticia de Portugal. Y ayer le tocó el turno al Banco Central Europeo, que acalló la decisión de la agencia al aceptar la deuda portuguesa como colateral o garantía para obtener liquidez.

Un órdago que dio la vuelta a las Bolsas europeas, que habían arrancado la mañana en números rojos. Tras el discurso de Jean-Claude Trichet, el último como presidente del BCE, el Ibex pasó del terreno negativo a subir de golpe más de 100 puntos.

Pero el plante del BCE a las agencias de rating no fue el único punto que contribuyó a rebajar la tensión de los mercados. El banco central señaló que con este nuevo endurecimiento de la política monetaria se frenan los riesgos de un aumento de la inflación, con lo que sin hacer una referencia explícita a en qué dirección o cuándo será el siguiente movimiento de tipos parece insinuar que la posibilidad de otra subida no es inminente.

El Ibex marcó una brecha entre el máximo y el mínimo del día de 231 puntos

El Tesoro también puso su granito de arena, al conseguir captar financiación a tres y cinco años de manera holgada (emitió cerca de 3.000 millones, con una demanda próxima a 7.400 millones), pero con un coste más elevado.

A pesar de estos elementos favorables, la jornada fue bastante dispar en Europa. El Ibex bajó un 0,08% y se situó en 10.196,2 puntos, en una jornada de extrema volatilidad. Entre el máximo y el mínimo del día marcó una distancia de 231 puntos. En el descenso influyó Repsol, que cerró con una caída del 1,36% y restó 27,8 puntos al índice, ya que descontó dividendo.

La Bolsa de Portugal fue que la que festejó la respuesta del BCE a las agencias por todo lo alto, con un avance del 1,8%. En París y Fráncfort las ganancias fueron más moderadas, del 0,47% y el 0,54%, respectivamente. Londres, por su parte, retrocedió un 0,24%.

En Wall Street se impuso la alegría, tras unos datos de peticiones de desempleo mejores de lo esperado. El Dow Jones repuntó un 0,74%; el S&P, un 1,05%, y el Nasdaq, un 1,36%.

Las primas de riesgo también se relajaron. El diferencial entre el bono español a diez años y el alemán bajó a 265 puntos básicos (la víspera concluyó en 267), después de rozar durante la jornada los 280 puntos. El spread de Grecia mejoró de 1.682 a 1.669 puntos básicos, el de Portugal de 1.306 a 1.291 y el de Irlanda de 1.272 a 1.243.

Los expertos son más optimistas. Sabadell recomienda sobreponderar el sector bancario y valores de los países periféricos, ya que maneja que los temores recientes respecto a Portugal podrían atenuarse. Añade que la situación de Portugal difiere de la de Grecia al llevar más camino recorrido en la venta de activos y tiene cubiertas sus necesidades de financiación hasta mediados de 2012.

La política monetaria da un respiro

Los expertos consideran que el Banco Central Europeo dio ayer un alivio a los mercados respecto a su futura política monetaria. Aunque cumplió con el guion previsto, al elevar un cuarto de punto hasta el 1,5% los tipos de interés, el BCE dio a entender que la siguiente subida no se producirá a largo plazo. "El presidente del BCE ha proclamado que la recuperación económica, aunque lenta, prosigue a un ritmo aceptable, y que con la subida de tipos de hoy (por ayer) se anclan las expectativas de inflación", señala Daniel Pingarrón, estratega de Mercados de IG Markets. Este analista explica que esto supone un cierto respiro sobre futuras subidas de tipos, a pesar que la autoridad monetaria europea no asumió ayer ningún compromiso en este sentido. Banco Sabadell, por su parte, señala que el mercado descuenta que el BCE eleve los tipos de interés oficiales por tercera vez este año, hasta situarlos en el 1,75%. Añade que, no obstante, la rebaja del rating de Portugal ha propiciado un cierta relajación en estas expectativas, que ahora apuntan más hacia 2012.