La crisis griega también afecta, dice

Obama: el desacuerdo sobre el techo de deuda intranquiliza a las empresas

El presidente Barack Obama ha asegurado que las pobres cifras de empleo son una razón más para que los legisladores lleguen pronto a un acuerdo sobre la elevación del límite de deuda de Estados Unidos. Una cuestión que se encuentra en un callejón sin salida y que alimenta la incertidumbre en los mercados financieros y en el sector empresarial.

Barack Obama, durante su comparecencia pública en el Rose Garden
Barack Obama, durante su comparecencia pública en el Rose Garden

Obama ha asegurado que las empresas han sido más reticentes a invertir y aumentar la contratación a causa de varios factores, incluyendo la falta de acuerdo sobre el techo de deuda del país y las turbulencias en la economía mundial provocadas por la crisis griega.

"Los problemas en Grecia y en Europa y la incertidumbre sobre el límite de la deuda en los Estados Unidos han hecho que las empresas sean renuentes a invertir", ha señalado el presidente en una aparición en el Rose Garden de la Casa Blanca.

Obama ha hecho referencia a la tasa de desempleo de Estados Unidos que se coloca en el 9,2%, el nivel máximo de los últimos seis meses. Las empresas crearon 18.000 puestos de trabajo, la lectura más débil desde el pasado mes de septiembre. El informe del Departamento de Trabajo pinta así un cuadro sombrío sobre las previsiones del sector privado respecto a la economía.

El presidente remarcó que el empleo es el principal reto de la recuperación económica y permanece como una secuela de la crisis financiera.

Además, se comprometió a "remangarse" para trabajar con los legisladores y alcanzar un acuerdo para elevar el límite de la deuda y reducir el déficit. "Cuanto más pronto se haga esto, más rápido sabrán los mercados que el techo de la deuda ha sido elevado", afirmó Obama.