Cierre de sesión

Fuertes alzas en Europa

Ya empezábamos bien el día por dos motivos.

El primero que al final Wall Street resistió ayer sin descomponerse, a pesar de todos los problemas creados por la muy criticada decisión de mandar a Portugal a la zona de bonos basura. Y todo gracias al sectorial de transportes que está en máximos históricos, hoy los ha vuelto a romper.

En segundo lugar, exceptuando Japón, las bolsas asiáticas subían ante la consideración de que los tipos en China no iban a subir más.

Luego conforme avanzaba la mañana se iban teniendo argumentos más sólidos, como una buena subasta de deuda en España, que a pesar del acoso de las agencias de rating a la periferia europea tenía una muy buena demanda, un buen dato de empleo de la consultora privada de ADP, también bueno de paro semanal y por último una buena reacción del BCE. Tras subir tipos 25 puntos básicos, lo cual no se lo acertado que ha sido, ha anunciado, que el BCE no considerará el rating de las agencias en los colaterales de deuda portuguesa. Una buena medida plantando por fin cara, al oligopolio de las agencias de rating de EEUU.

Con todo esto mercados arriba, y mientras las instituciones siguen con claro saldo comprador.

Igualmente recomiendo considerar esta cita de José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi:

Sigo pensando que el mercado, las bolsas especialmente, pueden subir con fuerza en los próximos meses. Eso si: necesitamos tranquilidad. Y esta tranquilidad está asegurada en base a las hipótesis que puedo hacer: resultados (18, 11 y 9 % para EPS mundial en 2011/2012/213) y macro (4 % promedio en los tres años) serán factores positivos. ¿Riesgos? Claro, siempre los hay. Pero los que podemos ahora valorar, los conocemos, están en parte asumidos. El resto es lo que me inquieta. En este punto incluyo desde terremotos (como el de NZ hoy) hasta imponderables como la reciente decisión de Moodys. Por contra, la subida de tipos de China como también el repunte de la inflación en junio son asumibles. Hoy la bolsa china sube un 0.2 %.

Dice mi estratega USA que la entrada del sentimiento inversor en pánico ha sido consistente en el pasado en un 90 % de confianza con subidas del 8.9 % como media del S&P en los siguientes 6 meses. Ayer me lo reafirmó un buen amigo, analista técnico: "el S&P está en senda alcista". Niveles de 1342 puntos en estos momentos, no tan lejos de los máximos del año que le pueden llevar a niveles de 1360 puntos. ¿Y después? Nos tenemos que ir a niveles de 2008, entre 1400/1425 puntos. Pocos, realmente muy pocos, los descartan ya.

Liquidez, mucha liquidez. Y valoraciones muy atractivas. Pero estas dos condiciones no son nuevas, cuando hasta el momento no han impedido que vivamos un escenario lateral (en Europa lateral ahora es volatilidad dentro de un rango realmente amplio) en lo que llevamos de año.

Creo que ahora que están las cosas más calmadas, es momento de recordar un excelente informe de ING publicado el verano pasado y que sigue estando totalmente de actualidad. En el mismo se han puesto a intentar calibrar qué pasaría en caso de una ruptura del euro. Las conclusiones ponen los pelos de punta. Como está hecho en 2010, cambien las previsiones a un año más tarde en todos los casos.

Vean esta cita clave del trabajo:

La producción bajaría entre el 5 y el 9% según países, con los precios de los activos desplomándose. Las nuevas monedas de cada país bajarían un 50% o más según el caso.

Las economías periféricas como España y Portugal verían como su inflación subiría en tasas de doble dígito, mientras que Alemania y otros países, sufrirían un shock deflacionario.

El dólar, sería el valor refugio y se iría al equivalente (si hubiera seguido existiendo) de 0,85 euros por dólar, pero con EEUU sufriendo de una manera o de otra la deflación.

La ruptura total del euro, llevaría a una gran divergencia entre los tipos de interés y los yields o rentabilidades de los bonos.

Así las rentabilidades de los bonos en Alemania bajarían por debajo del 1 %, mientras que en los mercados periféricos subirían a la zona del 7 al 12 % nada menos.

En suma que el trauma inicial sería de tal calibre y tan grave, que anularía todos los teóricos beneficios que arguyen los analistas que opinan que una salida del euro de todos sería lo mejor en el momento actual.

Estos serían los cálculos para 2011 por ejemplo de ING para España y Alemania y EEUU en plena ruptura del euro:

PIB de Alemania interanual -3,8%. España -6,5 %. EEUU 0%

Paro Alemania 11%. España 23,5 %. EEUU 10,5 %

IPC de Alemania -1 %. España +10%. EEUU -2,1 %

Tipos a 2 años. Alemania 0,4 %. España 6,1%. EEUU -0,3%!!!!

Precios inmuebles. Alemania -0,5 % interanual. España -7 %. EEUU +2,5 %

Si pasamos al 2.012 la previsión en caso de ruptura del euro sería :

PIB de Alemania -1,8%. Y el de España -3 %

Paro de Alemania 12,5 %. Y el de España 25,5 %

IPC de Alemania -1 %. De España +5 %

En suma, los alemanes que sueñan con una ruptura del euro deberían dejar de soñar, porque cuidado que a veces los suelos se cumplen...

Esto le costaría a Alemania una profunda recesión , paro y una crisis deflacionaria, a España, otra profunda recesión, una tasa de paro fuera de control, una subida del IPC muy dura, mientras que los precios de los inmuebles seguirían bajando.