España, un país africano a la hora de crear empresas

El catedrático de Economía de la Universidad de Harvard, Andrei Shleifer, aseguró el pasado domingo citando datos del Banco Mundial, que España se sitúa en el puesto 147 entre un total de 180 países en cuanto a dificultades para crear una pequeña empresa, equiparándose, en ese sentido, a los países africanos.

Shleifer, que pronunció la conferencia "Excesos regulatorios y exclusión social" en el marco del curso de economía organizado en el Campus FAES, consideró que esta posición supone "un desastre" para España ya que, en su opinión, "el trabajo se encuentra en las pequeñas y medianas empresas".

"En Nueva Zelanda, Singapur o Canadá crear una empresa llevaría como mucho un par de días y 200 dólares, mientras que en España cuesta varios meses y muchísimo dinero", ha puntualizado.

Este catedrático ha apuntado a las políticas de libre mercado y la desregulación del mercado laboral como las responsables del progreso económico y social en el mundo en los últimos 30 años, por lo que ha lamentado que en España haya una "excesiva regulación" tanto para contratar como para despedir.

Shleifer ha informado de que, también según datos del Banco Mundial, España ocupa el puesto 49 en el ránking mundial en la regulación del mercado laboral, estando por debajo de Reino Unido, Alemania y Francia, más desregulados, y a un nivel similar a Portugal.

Según ha explicado, "la regulación de mercados laborales, sobre todo en el sur de Europa, se ha desarrollado para proteger a los que están en el mercado laboral y no a los que están fuera. Protege a los miembros más privilegiados de la sociedad, del sector público y de los sindicatos, a expensas de los que tienen contratos temporales o están en paro".

El catedrático se ha mostrado optimista en cuanto a las posibilidades de salir de la crisis y ha dicho que España, a diferencia de Grecia, "es un gran exportador".

"La comparación entre Grecia, que no fabrica nada, y España, que sí produce bienes y servicios y con gran éxito, es totalmente inapropiada", ha comentado.

Por ello y para crear empleo, Shelifer ha propuesto que España tenga una economía más liberalizada y más desregulada, al tiempo que ha sugerido aumentar los esfuerzos destinados a la investigación y al desarrollo.