Mercados

La aprobación del plan de ajuste griego permite al Ibex regresar a los 10.100

El plan de ajuste de Grecia es severo, contempla ahorros de 78.000 millones, pero necesario para evitar la quiebra del país. Las principales Bolsas del mundo celebraron ayer el desbloqueo político en Atenas. La subida del Ibex fue del 2,08% y le permitió rebasar los 10.100 puntos, un nivel que había perdido a comienzos de la semana pasada.

El efecto Jeffrey volvió a planear una semana después en los mercados. Jeffrey es el apodo con el que se conoce en Grecia al primer ministro, Yorgos Papandreu, debido a su origen estadounidense, ya que nació en Minnesota. Papandreu consiguió ayer que el Parlamento diese luz verde al plan de austeridad, por 155 votos contra 138. El resultado afianzó el optimismo en los mercados. Al final, la revalorización superó el 1% en todos los grandes índices, con un avance del 2,08% en el Ibex 35, que le permitió cerrar en 10.143,6 puntos. Es la tercera jornada consecutiva al alza, con una revalorización acumulada del 3,37%, lo que supone la mejor racha desde mediados de abril.

El Euro Stoxx mejoró un 1,89%; el Footsie, un 1,54%; el Cac, un 1,88% y el Dax, un 1,73%. Las ganancias no se extendieron con la misma intensidad en Wall Street, ya que el Dow cerró con un alza del 0,60%; el S&P 500 mejoró un 0,83% y el Nasdaq, un 0,41%.

"Se puede dar prácticamente por seguro que Grecia no quebrará, por lo menos a corto plazo. Pero los riesgos potenciales no han remitido del todo y las valoraciones de los mercados pueden volver a ser negativas", explica Daniel Pingarrón estratega de IG Markets. Prueba de ello es el bajo volumen registrado en el mercado continuo, unos 2.300 millones de euros, que muestran el desinterés de los inversores por ir al mercado.

La menor presión sistémica también se notó en los mercados de deuda soberana. La prima de riesgo, medida como el diferencial entre la rentabilidad exigida respecto a Alemania, descendió en todos los países periféricos. En el caso de España cayó 10 puntos básicos y se situó en algo más de 259 puntos.

Los mercados se toman así un respiro. Como se evidenció por el hecho de que las ganancias estuvieron muy repartidas entre todos los sectores. Los avances más destacados fueron los de Sacyr (4,75%); FCC (4,18%) y Repsol (3,99%). Un total de nueve valores registraron ganancias superiores al 3%. El sector bancario tuvo que valorar las últimas noticias sobre las cajas: Bankia y Banca Cívica que en principio saldrán a cotizar el próximo 20 de julio, un hecho inédito en la Bolsa española. Al final, Bankinter subió un 2,4%; BBVA mejoró un 2,27%; Santander, un 2,14%; Popular, un 1',02% y Sabadell, un 0,25%.

Rebaja a Sabadell

La agencia Fitch anunció ayer una rebaja del rating de Banco Sabadell de A hasta A-, con perspectiva negativa. El argumento es la elevada exposición inmobiliaria del banco. Fitch recortó además el rating individual de Banesto de B a B/C, también por el peso del ladrillo.

"Una quita de la deuda es inevitable"

Pese al paso adelante dado ayer por Atenas, donde se volvió a vivir una batalla campal en sus calles, el escepticismo sigue planeando sobre la capacidad de Grecia para honrar sus compromisos. Citi fue ayer taxativo al calificar todos los movimientos para evitar la quiebra como una acción para "retrasar lo inevitable". El equipo de economistas de Citi subraya que incluso con un nuevo paquete de ayuda, "una quita de la deuda será inevitable" y cifra estas pérdidas en un rango del 65% al 77% del total de la deuda que está en manos de la banca privada.

Las urgencias son extraordinarias. Una vez aprobado el plan de ajuste, es imprescindible que la troika (UE, BCE y FMI) dé luz verde al siguiente desembolso de 12.000 millones de euros y empiece enseguida la discusión sobre el siguiente plan de ayuda, que podría ascender a unos 100.000 millones, algo que se tratará en la cumbre extraordinaria de la UE del próximo domingo.

El país heleno tiene unos compromisos inmediatos. El próximo 15 de julio, afronta unos vencimientos en letras de 2.400 millones. Una semana más tarde, las obligaciones ascienden a 1.625 millones de euros. La historia prosigue el 12 de agosto, con un compromiso de 480 millones de euros, para llegar al vencimiento más fuerte, el del 20 de agosto, que llega a los 6.600 millones de euros. Durante los próximos tres años, Grecia tiene unos compromisos de unos 85.000 millones.