Vende en el mercado el 47% de la entidad para mejorar su capital en hasta 4.100 millones

Bankia saldrá a Bolsa valorada en un máximo de 8.700 millones y un PER de 24,5

Finalmente, y salvo sorpresa, el culebrón Bankia entra en la recta final. El banco procedente de la fusión de siete cajas debutará en el parqué el día 20 de julio valorado entre 7.641 y 8.749 millones de euros. Las acciones se podrán comprar en las oficinas de los bancos colocadores a partir de mañana y hasta el día 15 de julio.

El presidente de Bankia, Rodrigo Rato.
El presidente de Bankia, Rodrigo Rato.

Finalmente, y salvo sorpresa, el culebrón Bankia entra en la recta final. El banco procedente de la fusión de siete cajas debutará en el parqué el día 20 de julio valorado entre 7.641 y 8.749 millones de euros. Las acciones se podrán comprar en las oficinas de los bancos colocadores a partir de mañana y hasta el día 15 de julio.

Según el folleto aprobado por la CNMV, y en función de la banda de precios indicativa y no vinculante del oferta el importe oscilará entre 3.636 y 4.164 millones de euros (sin incluir el green shoe). Con estas características de la oferta, y tomando como base los estados financieros consolidados proforma del grupo Bankia a 31de diciembre de 2010 la capitalización bursátil revela un PER (numero de veces en el que el beneficio está incluido en la capitalización) de entre 21,4 y 24,5, después de la ampliación de capital.

Un PER que se sitúa muy por encima de sus comparables financieros como son Santander (cotiza a 7,6 veces sus beneficios), BBVA (7,5) o Popular (11). De hecho, únicamente dos compañías (Acciona y Ferrovial) del Ibex cotizan ahora con un PER por encima del 20.

Las acciones de Bankia costarán entre 4,41 y 5,05 euros, según la banda orientativa (no es vinculante) publicada en el folleto, aprobado esta tarde por la CNMV. Bankia venderá 824,5 millones de acciones.

Para intentar convencer a los mercados Bankia ha tenido que realizar un fuerte descuento; concretamente del 49% al 54% sobre el valor en libros de Bankia después de la colocación y del 64% al 69% si se tiene en cuenta la valoración de los activos actuales de Bankia.

Este descuento está muy por encima del que puede obtener un inversor en el mercado actualmente. El precio sobre valor en libros medio de la banca mediana es de 0,73 veces frente a las 0,5 de Bankia, según un informe de JP Morgan. Los bancos más baratos serían Popular y Sabadell, que cotizan en torno a dos tercios su valor en libros.

Banco Financiero y de Ahorros pasará de tener el 100% del capital de Bankia actualmente al 53% después de la operación, porcentaje en la banda baja de los manejados antes de la colocación pero que permite mantener el control de la sociedad. A cambio, Bankia se recapitaliza con entre 3.627 y 4.127 millones de euros que permitirán a la entidad cumplir con el requisito de capital mínimo del 8% exigido por el Banco de España.

La operación podría ampliarse en otros 82,4 millones de acciones procedentes del llamado green shoe, parte de la oferta a la que pueden acudir voluntariamente los bancos colocadores. Esto permitiría a Bankia capitalizarse en otros 413 millones, como máximo.

Los inversores particulares recibirán el 60% de las acciones de Bankia. Una colocación que no debería representar muchos problemas dada la fortísima red comercial de la entidad. Son los inversores institucionales los que han exigido los fuertes descuentos aplicados en la operación, coordinada por Merrill Lynch, Deutsche Bank, UBS y JP Morgan.

La petición mínima que podrán hacer estos inversores será de 1.000 euros. La banda de precios de 4,4 a cinco euros, en todo caso, no es definitiva. Bankia fijará el precio máximo del tramo minorista el día 18 de julio, y el precio definitivo al que se vendan las acciones a los particulares será éste, a no ser que los títulos se vendan más baratos a los inversores profesionales. Según está previsto saldrá a cotizar el día 20.

A éstos, fondos de inversión, planes de pensiones o grandes fortunas, va destinado el 40% de la oferta. Fue una exigencia de la CNMV que las cajas colocasen partes relevantes de su capital entre estos inversores, para evitar que se capitalizasen a costa de los clientes de su red comercial.

Margen para bajar los precios

En cualquier caso, Bankia todavía tiene margen para bajar el precio. Si lo recorta a cuatro euros por acción, la recapitalización quedaría en los 3.300 millones de euros (que llegarían a 3.600 si se ejecuta el green shoe. Incluso tumbando el precio a 3,5 euros, con un brutal descuento del 61%, Bankia todavía podría recapitalizarse en 2.900 millones de euros sin incluir el green shoe.

Esto es así porque BFA ha optado por una fuerte dilución del capital y así asegurar la OPV. Antes de la operación se barajaba que podría quedarse con entre el 60% y el 66% de Bankia. Al final tendrá el 53%. Eso sí, la operación dejará a Bankia muy capitalizada.

Eso es gracias a la fuerte dilución planteada en la operación. Sobre el papel, Bankia vende el 47% de las acciones. Pero si se ejecuta el green shoe por 82.45 millones de acciones, el porcentaje de títulos que Bankia pone en el mercado roza el límite de control: 49,5% del capital, o 906 millones de títulos sobre un total de 1.832 millones.

Bankia opta por la prudencia y asume una fuerte dilución

Bankia, o BFA, según como se mire, ha optado por la vía conservadora. Bien es cierto que el contexto no invitaba a hacer aventuras pero, en todo caso, en la entidad dirigida por Rodrigo Rato ha primado el asegurar la colocación y garantizar la recapitalización a través de la una fuerte dilución del capital.

Según los datos publicados en la CNMV, se colocará en el mercado el 47% de Bankia, al vender 824,5 de los 1.750 millones de acciones. Eso permite a la entidad aplicar un descuento suficientemente atractivo para despertar el interés de los inversores institucionales y, a la par, obtener un colchón de capital más que suficiente que despeje dudas sobre la viabilidad de Bankia. Puede ofrecer un descuento de más del 50% sobre el valor en libros y, aun así, presumir de un ratio de capital del 10% tras la operación. Buenas noticias para Bankia y, quizá, aún mejores para el sector financiero.

Pero, como en todo en la vida, hay contrapartidas. La dilución del capital no arriesga a Bankia a caer en manos de un banco extranjero, pero la entidad ha apurado al máximo. Si los bancos colocadores ejecutan el green shoe, la parte de capital que se queda BFA roza el límite del 50%.

Además, BFA, que ha agrupado parte de las deudas y los activos de peor calidad de la fusión de las siete cajas (el llamado banco malo), necesita dinero para pagar su pasivo. De hecho, BFA tiene en cartera preferentes, préstamos del FROB y deuda subordinada cuya retribución JP Morgan calcula supondrá unos 1.000 millones de euros en los próximos años.

Para ser viable y poder absorber potenciales desvalorizaciones de activos inmobiliarios, los dividendos de Bankia son una importante fuente de ingresos. No tanto este 2011 como en 2012 o 2013. En este último ejercicio Bankia ganará 1.300 millones, según el citado banco de inversión. Si paga en dividendos el 50% del beneficio, repartirá 650 millones, de los que solo la mitad (325) irán a parar a BFA. Con una dilución menor, por ejemplo el si BFA mantuviese el 65% del capital, como se había barajado, obtendría 100 millones más en dividendo.

Con todo, poniendo ventajas e inconvenientes en la balanza, lo cierto es que la operación se ha planteado con la máxima prudencia posible y eso es una buena noticia.. Solo queda que, con la venia de políticos griegos o alemanes, los mercados huyan de la tormenta y los grandes inversores compren acciones y permitan la salida a Bolsa de Bankia. Los pequeños, ya se sabe, lo compran todo.