Junta de accionistas de Prisa

Cebrián anuncia desinversiones no estratégicas para reforzar el capital

El consejero delegado de PRISA, Juan Luis Cebrián, anunció ayer un nuevo plan de desinversiones estratégicas y la emisión de deuda para reforzar el capital del grupo y revalorizar sus acciones. El objetivo es captar 1.000 millones de euros para la compañía.

Refuerzo de los fondos propios, ventas de activos y renegociación de plazos, condiciones y vencimientos de la deuda del grupo. Esos son los objetivos que, a corto plazo, se ha marcado PRISA, según avanzó el viernes su consejero delegado, Juan Luis Cebrián, en la junta general de accionistas. "Sabemos que, todavía, el nivel de nuestro endeudamiento es elevado y que tenemos que seguir por la senda emprendida" el año pasado, explicó.

De esta manera, el grupo comunicará en breve a los bancos acreedores un plan que incluye la venta de activos no estratégicos, por 500 millones de euros, y la emisión de otros instrumentos de deuda no bancaria, por un montante de hasta otros 500 millones, "si las condiciones del mercado lo permiten". PRISA podrá, así, reestructurar a más largo plazo sus obligaciones con los bancos.

Cebrián aclaró que las desinversiones se harán "sin malbaratar los precios" y que la empresa mantendrá aquellas compañías que más caja generan y que aseguran un crecimiento estratégico. "De modo que las ventas las llevaremos a cabo con presteza pero sin precipitación alguna", añadió.

Las acciones de PRISA cerraron el viernes con una subida del 5,8%

PRISA 0,57 -0,35%

A su juicio, una vez que el plan esté en marcha, se normalice la situación de los mercados y se resuelva el problema de la deuda soberana griega, la acción de PRISA debería recuperar "niveles similares al de hace pocos meses", ayudada por las nuevas decisiones que impulsará el grupo. Tras estos anuncios, los títulos de la compañía cerraron la sesión bursátil del viernes con una subida del 5,8% y se situaron en los 1,46 euros por acción.

El consejero delegado insistió en que el fin de las medidas puestas en marcha es el de "estabilizar de forma perdurable el balance del grupo, afectando lo menos posible el perímetro de consolidación y reafirmando su liderazgo como primera empresa de educación, información y entretenimiento en el ámbito iberoamericano". Todo ello en un contexto que calificó de "difícil" y en el que a "la debilidad de la recuperación económica, si es que de recuperación se puede hablar, se suman la del partido en el Gobierno y las carencias institucionales en la construcción europea".

Solidez

Junto a las medidas extraordinarias que se van a poner en marcha, Cebrián quiso también destacar el esfuerzo de las diferentes unidades de negocio del grupo por mejorar el comportamiento de sus operaciones corrientes.

Así, afirmó que los resultados logrados en 2010, cuando PRISA facturó 2.823 millones de euros y alcanzó un Ebitda de 596 millones, ponen de manifiesto la solidez de sus actividades, "capaces de generar altos márgenes incluso en medio de dificultades tan serias".

En este contexto, el ejecutivo subrayó la importancia creciente del negocio latinoamericano para el futuro de la compañía. "El 28% de su facturación provino de fuera de nuestras fronteras y más de la mitad de esa cifra, del área lusa (Brasil y Portugal)", indicó.

En la misma línea, recordó que, frente a un descenso de los ingresos consolidados del 12%, el área internacional mantuvo un importante ritmo de crecimiento (del 8,6%), con un fuerte aumento de los ingresos procedentes del conjunto de América Latina, que subieron un 14,7%.

"Vivimos tiempos difíciles para todos, pero también es verdad que los hemos vivido peores", afirmó Cebrián en la última parte de su intervención, para añadir a renglón seguido: "Hoy contamos con las fuerzas y los recursos necesarios para afrontar el futuro y lo hacemos a partir de un presente en el que las dificultades y obstáculos apuntados no empecen la fortaleza de nuestras operaciones".

"Estoy seguro de que, en un plazo relativamente corto, estos esfuerzos se verán compensados por la realidad y se reflejarán en el precio de la acción. La fortaleza de nuestra empresa y el apoyo sostenido de sus principales accionistas nos permitirán mantener nuestra identidad editorial, la calidad en nuestros productos y la voluntad de servicio a la sociedad" que caracteriza a PRISA desde sus inicios, concluyó.

Voluntad de llegar a un acuerdo para cerrar la 'guerra del fútbol'

El consejero delegado de PRISA también aprovechó su intervención ante los accionistas para referirse a la llamada guerra del fútbol. Tras subrayar que el sector audiovisual genera la mitad de los ingresos del grupo y que Digital+ es una de las compañías clave para PRISA, recordó que la sociedad ha mejorado su posición como tenedora de derechos del fútbol y ha avanzado en la resolución del conflicto abierto por este asunto.

"Intervenida judicialmente la empresa Mediapro, tras su voluntaria suspensión de pagos, hemos insistido ante el juez y los administradores por él nombrados en la necesidad de que las cuantiosas sumas de dinero que entregamos a dicha compañía vayan directamente a los clubes a fin de no poner en peligro la viabilidad económica de los mismos", afirmó.

Añadió que, en todo caso, PRISA sigue considerando que un acuerdo entre todos cuanto intervienen en la generación y explotación comercial de los derechos audiovisuales de los clubes "es lo mejor para el usuario, para la competición y para las empresas involucradas". "Llevamos meses esforzándonos en culminar los pactos necesarios a este respecto y somos más que optimistas respecto a su consecución", apostilló.

En este punto, Cebrián hizo hincapié en que la compañía es vital para el desarrollo de la competición futbolística y para el saneamiento financiero de las entidades. "De los más de 600 millones de euros que reciben anualmente los clubes españoles de fútbol por los derechos de la Copa y de la Liga, la mitad de la factura corre a cargo de Digital +", apuntó.

En su opinión, la Liga profesional, las autoridades deportivas y de la competencia y todos los agentes que intervienen en este proceso deben cooperar "racionalmente" para establecer y preservar un modelo de explotación de los derechos audiovisuales en el que la presencia de PRISA "resulta esencial". "Y hago votos por que, en las próximas semanas o meses, seamos capaces entre todos de esclarecer el panorama, en beneficio fundamental de los consumidores", agregó.

También quiso recordar al Gobierno su responsabilidad para que el conflicto se resuelva de una manera adecuada, "pues fue invocando su nombre, cuando no a instancias de algunos relevantes miembros del Ejecutivo, como se rompió un modelo de financiación y explotación de esos derechos".

En cualquier caso, y como resumen, insistió en la voluntad de acuerdo que tiene PRISA en este asunto, aunque advirtió de que el grupo no renunciará a las indemnizaciones a las que tiene derecho ni a una intervención directa en el proceso si no se logran unos pactos razonables.