Espera una aceleración en la segunda mitad del año

Francia frena su ritmo de crecimiento en el segundo trimestre

La economía francesa ha experimentado una ralentización de su crecimiento durante el segundo trimestre, con una progresión del 0,2% tras el 1% que se había conseguido en el primero, según el Instituto Nacional de Estadística (INSEE).

Esa ralentización no impedirá, sin embargo, que la progresión del Producto Interior Bruto (PIB) vuelva a acelerarse en la segunda mitad del año y que 2011 se cierre con un incremento global del 2,1%, por encima del objetivo del Gobierno, explicó el INSEE en su informe trimestral de perspectivas hecho público hoy.

De acuerdo con su análisis, la ralentización entre marzo y junio será "temporal" por efecto en particular del encarecimiento de las materias primas, las consecuencias del seísmo y del tsunami en Japón o las restricciones presupuestarias.

Todos esos elementos dejarán de pesar de la misma manera, y por eso el incremento del PIB debería acelerarse en los dos últimos trimestres del ejercicio, un 0,5% en cada uno de ellos, lo que permitirá llegar al 2,1% en el conjunto de 2011, cuando el Ejecutivo espera un 2%.

La evolución económica favorable permitirá reducir ligeramente la tasa del desempleo, que pasará del 9,2% en el primer trimestre al 9% a finales del año.

En su estudio, el instituto estadístico considera que Francia no presenta las circunstancias para que se produzca una burbuja del sector inmobiliario como la que se desencadenó en España o en Estados Unidos.

"El nivel de endeudamiento de los hogares y los modos de distribución del crédito por los bancos parecen proteger a Francia de los excesos que han conducido a la formación de una burbuja en Estados Unidos o en España", indicó.