Análisis

Si quiebra Grecia, ¿quién paga?

La banca europea tiene el 81% de la deuda pública griega, sobre todo bancos alemanes y franceses, pero EE UU ha vendido 24.000 millones en derivados vinculados a activos helenos.

Grecia es un problema europeo, pero no solo europeo. Moody's puso en revisión el rating de los tres mayores bancos franceses por su exposición a activos griegos. Según los datos del Banco Internacional de Pagos de Basilea, la banca gala tiene una exposición a Grecia 40.241 millones de euros, de los que 10.610 corresponden a deuda pública. El resto se reparte entre deuda bancaria y privada.

Alemania es el siguiente país con mayor exposición directa, 28.314 millones de euros de los que 24.095 corresponden a deuda pública. La banca alemana es, seguida de la del Reino Unido, la que tiene más deuda pública. España, por su parte, apenas tiene exposición. 973 millones de deuda pública y otros 546 de privada.

Así, la banca de los cinco grandes países de Europa (España, Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido) suman 93.000 de los 146.000 millones de deuda externa griega. En el apartado de deuda pública, los grandes países europeos tienen aún más peso; el 81% de la deuda pública griega en manos de extranjeros (31.000 sobre 38.000 millones) está en bancos de estos países. De ahí que Europa debata con tanto ahínco qué hacer con Grecia; la carga de una reestructuración o un impago caerá sobre Europa.

No obstante, el Banco Internacional de Pagos contabiliza otro tipo de operaciones, que cambian la historia, hasta el punto que deja de ser un problema europeo. En el apartado de otras exposiciones se contabilizan derivados, garantías y compromisos de crédito. Como explica el BIS en su anexo estadístico, el apartado de garantías incluye los derivados de crédito, o CDS, vendidos por los bancos extranjeros.

Cuando un banco vende un CDS, en este caso sobre deuda griega, se compromete a indemnizar a los inversores que hayan comprado este seguro si el emisor de la deuda (el Estado heleno) no hace frente a los pagos. Es un tipo de exposición indirecta en la que destacan los bancos de Estados Unidos y, en menor medida, los británicos.

Así, la banca estadounidense tiene una exposición indirecta a Grecia valorada en 24.200 millones de euros (el 56% de la exposición indirecta total), y los británicos otros 3.500 millones. Sumando la exposición directa y la indirecta, los bancos de Estados Unidos tienen más riesgo griego que los alemanes, con 29.000 millones de euros frente a 28.300. Eso sí, los más expuestos siguen siendo los franceses, con 46.000 millones.

De hecho, según el diario británico Irish Times, fue el secretario del Tesoro de EE UU, Tim Geithner, quien vetó una quita en la deuda bancaria irlandesa. Según el británico, daily Telegraph, cifró en 120.00 millones de dólares la exposición del sistema financiero estadounidense a CDS europeos, lo que forzó, según este diario, que Irlanda decidiese respaldar la deuda de la banca irlandesa. La cuestión es, si Grecia reestructura su deuda, se activarán no no los contratos de CDS.