La crisis dificulta el cobro de las ventas en Italia y Portugal

Un 16% de los exportadores tiene problemas para vender en la UE

Una de cada seis empresas españolas confiesa tener problemas para exportar a la UE, según un estudio elaborado por CEOE y el Ministerio de Industria. De ellas, la mitad reconoce dificultades para cobrar sus ventas, en especial en Italia y Portugal.

La Unión Europea sigue siendo un refugio para los empresarios españoles en época de crisis y con un euro fuertemente apreciado frente al dólar, lo que encarece sus exportaciones fuera de las fronteras europeas.

Pese a la apertura de las compañías a otros mercados emergentes, todavía el 66,8% de las ventas españolas al exterior se destinan a los 27 países que forman la Unión Monetaria. Esa fidelidad a los socios comerciales tradicionales, sin embargo, no está exenta de obstáculos, como demuestra el décimo informe del proyecto Línea Abierta. Este documento, elaborado conjuntamente por el Ministerio de Industria y CEOE, muestra como una de cada seis empresas tuvieron obstáculos comerciales en el mercado único europeo entre febrero de 2010 y abril de 2011. De este modo, el número de compañías que denunciaron problemas comerciales pasó del 12,5% registrado al 16% del total de las encuestadas (900 sobre una muestra global de 9.000).

Y más de la mitad confesaron que los problemas se produjeron a la hora de cobrar sus ventas. "Esto ha provocado un efecto negativo sobre la liquidez de las pymes y supone la financiación de los clientes a costa de los proveedores", apuntó ayer durante la presentación el secretario general de CEOE, José María Lacasa. En su opinión, la crisis ha hecho aumentar el retraso en el pago, que en algunos sectores como el vino o el aceite llega a los 120 días.

En la clasificación por sectores, el agrícola, con un 15%, es el que más obstáculos arrastra, seguido por los transformados y bebidas (13,4%) y los bienes de equipo (10,5%). En cuanto a los países, las mayores dificultades se registran en los mayores socios comerciales: Francia, con un 21%, Alemania (15,7%), Italia (15,3%), Portugal (13,7%) y Reino Unido (8%). Lacasa apuntó a Portugal e Italia como los socios europeos en donde hay más dificultades para cobrar sus exportaciones y lo justificó por las mayores dificultades por las que atraviesan, especialmente Portugal tras ser intervenida

El Ejecutivo apuesta por abrirse a los emergentes

"En tiempos de crisis económica es cuando hay que abrir más las fronteras y no cerrarlas". Con esta frase, el secretario de estado de Comercio Exterior, Alfredo Bonet, subrayó ayer la necesidad de que las empresas españolas den un paso más allá y extiendan sus operaciones fuera de las fronteras europeas. "El mercado europeo es vital para el sector exterior, ya que concentra dos terceras partes de nuestras exportaciones, pero también debe ser el mejor campo de entrenamiento para abordar terceros mercados", señaló. En su opinión, los exportadores deben diversificar su cartera de clientes hacia los países emergentes, donde hay una escasa presencia de compañías españolas, para limitar los riesgos ante un posible deterioro de la economía europea.