La UE levanta el veto para el consumo de pepinos y hortalizas

Berlín sitúa el foco de la infección en semillas germinadas en Alemania

Tras señalar a los pepinos españoles y a la soja sembrada en Hamburgo, el Gobierno alemán anunció el viernes que ya había detectado el foco de donde había surgido la infección por la variante letal de la bacteria E. coli, que ha causado 33 muertos y 722 enfermos que han tenido que recibir tratamiento hospitalario. Las autoridades alemanas hallaron esa agresiva bacteria en un paquete de semillas en la basura de una familia de la región de Bonn (oeste de Alemania), dos de cuyos miembros habían contraído la infección.

Los vegetales procedían de la granja ecológica del estado septentrional de Baja Sajonia, señalada por el Instituto Robert Koch como "el foco más probable" de esa infección. Horas antes de darse a conocer estos primeros análisis positivos, el director del Instituto Robert Koch, Reinhard Burger, retiró la recomendación de no consumir pepinos, lechugas y tomates crudos. "Los ciudadanos pueden volver a comer sin miedo pepinos, tomates y lechugas desde ahora mismo, siempre que guarden las debidas medidas de higiene", recalcó la ministra alemana de Agricultura, Ilse Aigner, en una comparecencia pública ante los medios en el Parlamento.

Nada más conocerse el hallazgo se desató la alarma ante la posibilidad de que las semillas hubieran sido exportadas y consumidas en otros países. Algo que desmintió de forma categórica la Comisión Europea. "Según las informaciones del Gobierno germano, esos productos han sido consumidos únicamente en Alemania", afirmó en rueda de prensa el portavoz de Sanidad del Ejecutivo comunitario, Frédéric Vincent.

Un mensaje que fue bien recibido por las autoridades rusas, que fueron las primeras que cerraron las fronteras a todas las frutas y hortalizas de la UE nada más hacerse público el veto a los pepinos españoles. "Rusia levantará el veto a las importaciones a cambio de garantías de la UE sobre cada país y cada producto", remarcó el viernes el jefe del Servicio Sanitario de Rusia, Guennadi Oníschenko, tras una reunión con miembros de la Comisión Europea.

Primera demanda de una empresa española

La empresa española Frunet ha sido la primera que ha presentado una demanda contra las autoridades sanitarias del estado de Hamburgo en la que exige el pago de compensaciones por la denominada "crisis de los pepinos".

Un portavoz del despacho de abogados alemán que defiende los intereses de Frunet anunció el viernes que su cliente reclama inicialmente ante el Tribunal Administrativo de Hamburgo acceso a las actas sanitarias que reflejan la decisión de culpar a los pepinos españoles de ser los causantes de la infección que ha causado ya 29 muertos en Alemania.

Los abogados de Frunet, el mayor productor de verduras de cultivo ecológico en la provincia de Málaga, recordaron que las autoridades sanitarias de Hamburgo han negado por ahora el acceso a dichos documentos.