La CNMV no pone objecciones

Las oficinas de Bankia pueden hacer preventas de acciones y ofrecer una rentabilidad siempre que al final se cumpla

Ni Bankia ni Banca Cívica han presentado aún sus respectivos folletos para salir a Bolsa a la CNMV, organismo que tiene que aprobarlos antes de que ambas firmas coticen. Pese a ello, las dos cajas pueden realizar preventas de acciones tanto en el tramo minorista a través de sus oficinas como en el institucional. Incluso pueden ofrecer una rentabilidad orientativa, aunque ésta debe finalmente cumplirse.

Eso sí. En ningún caso pueden obligar a los potenciales inversores a firmar un compromiso de compra de títulos. Las dos cajas solo pueden pedir a los previsibles compradores que firmen un compromiso de inversión una vez registrado y aprobado el folleto de la OPS, según explicó ayer el presidente de la CNMV, Julio Segura, a un grupo de periodistas tras la presentación del libro Un siglo de historia del sistema financiero español. En el caso de Bankia, y si sus planes no sufren variación, el periodo de suscripción se iniciará el próximo día 22 de este mes para el tramos institucional y del 5 de julio para el minorista. El objetivo es colocar 2.000 millones de euros en cada uno de los dos tramos. Para ello, y principalmente para la venta a pequeños accionistas que es lo que más preocupa a la CNMV, cuenta con el apoyo de sus 4.200 oficinas, y las de otros bancos como Santander, Bankinter y Sabadell. También con las 68 oficinas de Renta 4 de de CECA, que será la encargada de recibir y tramitar las órdenes de compra de los clientes de todas las cajas de ahorros que estén interesados en participar en la OPS.

El presidente de la CNMV asegura, no obstante, que si tanto Bankia como Banca Cívica ofrecen a sus clientes una rentabilidad debe cumplirse aunque sea en el periodo de preventa. Segura, no obstante, asegura que es fácil cumplir con ese requisito ya que se "porque la entidad puede jugar con el precio y con el dividendo".

Los empleados de Bankia llevan ya dos semanas ofreciendo a los clientes de la entidad la posibilidad de comprar acciones del grupo, aunque no son colocaciones firmes. En varios casos también ofrecen una orientación de rentabilidad, aunque no de forma oficial, lo que le llevó a la entidad a lanzar un comunicar a la CNMV desmintiendo que esté anunciando una remuneración por acción. Puede utilizar de gancho ahora la rentabilidad para que los potenciales clientes reserven parte de sus ahorros para invertir en acciones de Bankia en las próximas semanas, pero sabe que si ofrece una cifra la tiene que respectar. Una de las grandes incógnitas de la operación, precisamente, es la valoración de la entidad.

De momento, tanto en la entidad como fuentes financieras cercanas a la operación aseguran que Bankia saldrá con un descuento de entre el 30% y el 35%, incluso puede llegar al 40%, "Valorar la entidad por debajo de 0,5 veces valor en libros sería un auténtico fracaso. No saldría a Bolsa", aseguran varias fuentes.

Pese a que ni Bankia ni Banca Cívica han presentado aún sus folletos para salir a Bolsa, el presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores considera que hay tiempo para que ambas firmas salgan a cotizar en la primera mitad de julio. Asegura, de hecho, que tanto Bankia como Banca Cívica tienen contactos permanentes con la CNMV y por lo tanto, espera que cuando registren sus respectivos folletos esté todo correcto y se aprueben sin mayor dificultad.

Segura considera que julio no es el mejor mes para salir a los mercados, ya que tradicionalmente es un mes "muy volátil", lo que puede conllevar un coste adicional en el precio. Pese a ello, considera que tanto Bankia como Banca Cívica han calibrado este posible coste más alto.

Aunque inicialmente parecía que Banca Cívica iba a dar la campanada antes que Bankia en sus carreras por salir a Bolsa (tenía previsto salir a cotizar el día 8 de julio), la realidad es otra. Tanto el Gobierno como el Banco de España y por extensión la CNMV han optado por que Bankia sea la que abra el camino de la salida a Bolsa de las cajas, tras Caixabank.

Lógico. La entidad que preside Rodrigo Rato se ha convertido en la tercera entidad financiera española y su tamaño es sistémico, por lo que todo el sector, los mercados y el Gobierno están pendientes de la trayectoria de la colocación de Bankia. Un fracaso sería terrible para la situación económica en España, ya que encenderían las alarmas entre el sector financiero.

Segura es contrario a que las filiales de una compañía que ya cotiza salga a Bolsa, aunque "es totalmente legal y solo es una opinión muy personal mía", matiza. El presidente de la CNMV se refería así a Atento, la filial de call center de Telefónica cuya OPV ha sido un fracaso.

Segura, de cualquier forma, reclama transparencia en la salida a Bolsa de las dos cajas, como de todas las empresas que quieran acudir al parqué. Y aconseja que sus consejos cumplan con el código de buen gobierno. Considera que para que tenga éxito las salidas a Bolsa de las cajas éstas deben despolitizarse, ya que los mercados valoran negativamente cualquier posible sospecha de que las comunidades autónomas puedan influir en estas entidades financieras.

Bankia, precisamente, última en estos días la composición de su nuevo consejo de administración en el que tomará relieve la figura del consejero independiente. Su objetivo es aprobar el nuevo consejo antes de salir a Bolsa. Según el calendario que maneja su idea es registrar el folleto antes del día 21 de este mes y salir a cotizar el día 13 de julio. Banca Cívica lo haría como muy pronto ese mismo día o más tarde, según la recomendación de los supervisores.