José María Meseguer, nuevo director de la Agencia Tributaria

Carbajo sustituye a Ocaña al frente de Hacienda

El hasta ahora director de la Agencia Tributaria, Juan Manuel López Carbajo, sustituirá al secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, que abandona el cargo tras seis años al frente del departamento que controla los ingresos y gastos públicos.

El nombramiento de Carbajo, aprobado esta mañana por el Consejo de Ministros, no ha supuesto una sorpresa. Tiene el perfil que buscaba la vicepresidenta económica Elena Salgado para agotar esta legislatura.

El nuevo secretario de Estado de Hacienda fue el responsable de negociar el actual sistema de financiación autonómica con los Ejecutivos territoriales, una experiencia que puede servirle ahora para discutir con las comunidades los planes de reequilibiro que deben aprobar para cumplir con el objetivo de estabilidad. De hecho, el déficit autonómico, que en 2010 superó el límite fijado por el Gobierno, supone para los inversores internacionales uno de los grandes puntos débiles de la economía española.

Así, además de configurar los Presupuestos para 2012, Carbajo deberá presionar a las comunidades para que aceleren sus planes de ajuste o apliquen nuevas medidas de austeridad. A día de hoy, parece utópico pensar que comunidades como Cataluña o Castilla-La Mancha puedan cerrar el año con un déficit del 1,3% del PIB como exige el Gobierno. Si bien Carbajo sólo estará como mucho en el cargo hasta marzo del próximo año, le sobra el trabajo. Le sustituirá en la dirección de la Agencia Tributaria, el hasta ahora director de Recaudación, José María Messeguer.

Ocaña, por su parte, ya había comunicado al vicepresidenta económica su intención de abandonar el cargo después de gestionar el mayor deterioro de las cuentas públicas jamás registrado en España. Salgado le propuso como presidente de la Comisión Nacional de la Energía, sin embargo, la oposición del PP a su nombramiento, llevó a Ocaña a buscar otra alternativa. Finalmente, dirigirá la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas) en sustitución de Victorio Valle. Y al frente de la Comisión Nacional de la Energía, el Consejo de Ministros nombró a Alberto Lafuente, que desde 2010 era presidente de Correos.

De un superávit histórico a un déficit nunca visto

¿Quién ocupaba la Secretaría de Estado de Hacienda cuando España registró el mayor superávit de su historia? Carlos Ocaña, en el ejercicio 2007. El mismo hombre que estaba al frente de Hacienda en 2009 cuando las cuentas públicas registraron el peor déficit en democracia.

El secretario de Estado de Hacienda llegó a gestionar un superávit de 20.000 millones en 2007 y, 24 meses más tarde, tuvo que justificar un déficit inasumible de 117.268 millones de euros. Y tanto en la época de bonanza como en la de escasez, Ocaña siempre mostró la misma prudencia. Enemigo de dar grandes titulares, solo fue noticia a su pesar. Por ejemplo, fue el primero que apuntó la posibilidad de rebajar el sueldo a los funcionarios, una medida que Salgado desmintió al instante. Al final, Ocaña tenía razón.

Si bien siempre figuró como uno de los candidatos a abandonar el cargo, Ocaña será recordado como uno de los secretarios de Estado de Hacienda más longevos. Nombrado en marzo de 2006 en sustitución del hoy gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha estado bajo las órdenes de dos vicepresidentes económicos, Pedro Solbes y Elena Salgado, y ha coincidido con dos secretarios de Estado de Economía, David Vegara y José Manuel Campa.

Ahora, a falta de nueve meses para las elecciones generales, Ocaña abandona el barco, una decisión que tomó hace ya meses y que Salgado aceptó. De hecho, la vicepresidenta económica propuso a su segundo en Hacienda como presidente de la Comisión Nacional de la Energía. Sin embargo, Ocaña, ante las protestas del PP por su posible nombramiento ha elegido otro camino. Le espera la dirección de Funcas en sustitución de Victorio Valle.