Con estos productos, las entidades asumen más riesgo

Campa justifica la limitación aprobada hoy contra la guerra de depósitos

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, ha justificado hoy la limitación aprobada por el Consejo de Ministros a la guerra de depósitos que se está viviendo en el sector financiero español.

Tras participar en la Jornada del Círculo de Economía de Sitges, Campa ha valorado positivamente esta iniciativa porque "las entidades que ofrecen mayores tipos de interés incurren en mayor riesgo y por lo tanto es lógico que aporten más al Fondo de Garantía de Depósitos".

El Gobierno ha aprobado hoy un real decreto sobre los recursos propios de bancos y cajas que incluye la penalización de los "superdepósitos" y limita las altas remuneraciones de los directivos de aquellas entidades que han recibido dinero público y que ha apoyado hoy Campa tras participar en la XVII Jornada del Círculo de Economía que se celebra en Sitges.

Sobre la "guerra del pasivo", la nueva norma obliga a las entidades que apliquen intereses excesivamente altos a sus depósitos a realizar contribuciones adicionales al Fondo de Garantía de Depósitos (FGD).

Defiende la importancia del papel de la UE en la regulación bancaria

El secretario de Estado de Economía ha defendido asimismo la regulación a nivel europeo e internacional del sistema financiero a través de entidades como la Junta Europea de Riesgo Sistémico, que entró en funcionamiento a principios de año.

Campa ha apuntado que se debe "aceptar y avanzar en esta dirección", ya que uno de los errores detonantes de la crisis financiera fue la supervisión estatal en un entorno de crisis global, en el que los bancos operaban a nivel supranacional.

"Antes de la crisis, pecábamos en un fallo fundamental: es muy difícil regular un mercado si el tamaño sobre el que actúa el regulador es menor que aquel en el que actúa el operador", ha afirmado en relación a la internacionalización de las entidades financieras.

Además, ha apuntado que estas entidades reguladoras a escala europea "no se fijen sólo en la supervisión financiera sino también en la macroprudencial", en relación a la anticipación de riesgos.

Campa ha apostado por conseguir una "credibilidad en 3D" de la economía española, que pase por tres bases: la solvencia de las instituciones financieras, sólidas estructuras fiscales y capacidad de "reasignar recursos en la economía para reactivar el crecimiento".

En este último punto, ha legitimado y apuntado la importancia de las reformas estructurales, que viertan parte de la importancia de ramos como la construcción o el inmobiliario hacia "otros sectores".

Pese a ello, el secretario de Estado ha apuntado que uno de los puntos fuertes del sistema español era "un modelo de supervisión intensivo, e incluso incisivo, que ha sido útil para mantenernos", basado en la banca más tradicional que de innovación, en relación a los bancos de inversión, fondos de inversión y aseguradoras, entre otras.

En este sentido, Campa ha alabado el modelo español financiero: "Hemos sido más contribuidores netos a la solución global que a la causa global", ha sentenciado ante los empresarios en Sitges.

Incluso ha dicho que este modelo español fue criticado antes de la crisis por las limitaciones que implicaba pero que finalmente ha sido "exportado a nivel internacional".

En relación a la necesidad de generar confianza, ha marcado tres puntales: "incrementar capital, solvencia y transparencia".