Por las malas condiciones económicas del país

S&P pone a Portugal Telecom al borde del bono basura

Realmente, Portugal Telecom poco tiene que ver con el movimiento que acaba de hacer S&P y que deja su rating al borde del bono basura.

Su pecado es ser la operadora principal de uno de los países europeos señalados con la X del rescate y tener negocio en una economía que se va a enfrentar por ello a varios años de dificultades. Y su penitencia es estar al borde del bono basura, solo un escalón por encima de lo que se consideraría una inversión especulativa.

Esa es la calificación que Standard & Poor's cree que corresponde a Portugal Telecom, a la que acaba de degradar desde BBB a BBB-. Solo un empujón más y la operadora lusa entraría en lo que la agencia de calificación de riesgo considera una inversión especulativa. El problema es que tiene papeletas para retroceder ese escalón, porque S&P no solo ha rebajado el rating de la compañía, sino que ha dejado la perspectiva en negativa, lo que implica posibilidad de nuevos recortes.

Todo ello, por las previsiones que S&P tiene para Portugal. "Las condiciones económicas van a continuar afectando negativamente a la evolución de Portugal Telecom y sus cifras de deuda de 2011 van a ser peores de lo que correspondería a una calificación de BBB", dice la agencia. Esta debilidad continuará en 2012 y 2013, según S&P.

En general, Standard & Poor's considera que Portugal Telecom está segura en su nueva calificación, porque, para ese estadio, la operadora tiene un "satisfactorio perfil de riesgo empresarial". La agencia destaca una "bien sostenida" posición en el mercado de telefonía fija y móvil de Portugal y unos "significativos dividendos" procedentes de su participación del 22% en el capital de la mayor operadora de Brasil, Oi.

Sin embargo, la perspectiva de su rating es negativa porque hay riesgo de que sea degradado otra vez en los próximos dos años. Y de eso tiene la culpa la posibilidad de que la calificación soberana de Portugal descienda aún más en ese plazo. Como S&P no descarta ese extremo, se guarda una carta para poder revisar en ese momento el rating de Portugal Telecom.