Pide una mayor investigación a la OMS

La CE dice que no hay evidencia de que el uso de móviles cause cáncer

La Comisión Europea (CE) ha salido al paso del informe de la OMS sobre los riesgos del móvil y asegura que no hay evidencias de que pueda producir cáncer.

La Comisión Europea (CE) afirmó hoy que no se tiene evidencia de que el uso de los teléfonos móviles pudiera producir cáncer, como apunta un informe presentado ayer por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Comisión ha solicitado una mayor investigación tras recibir el estudio presentado ayer en Lyon (Francia) por un equipo científico de la Agencia Internacional de la Investigación del Cáncer (IARC) -que forma parte de la OMS-, en el que se apuntaba a un posible vínculo entre el cáncer y el uso de los móviles.

"Entendemos de este informe que el grupo científico [de la IARC] no estaba en posición de identificar una evidencia causal entre los teléfonos móviles y el cáncer, y que son necesarias más investigaciones", concluyó la CE.

En cuanto a las medidas de seguridad adoptadas en la UE para la telefonía móvil, en 1999 adoptó una recomendación que proporcionaba un marco común para limitar la exposición del público a los campos electromagnéticos.

Los mismos estándares se aplican a los equipos de bajo voltaje, radio y telecomunicaciones, y agregó que, para asegurarse de que estos límites siguen garantizando un alto nivel de protección a la población y la CE lleva a cabo revisiones periódicas acordes con la opinión de expertos internacionales.

Una de las iniciativas comunitarias para la seguridad es el proyecto Interphone, centrado en el estudio de tres tipos de tumores cerebrales y su posible relación con los móviles.

Este programa, el mayor efectuado en este ámbito, "no observó ningún incremento del riesgo relacionado con un uso regular de los teléfonos móviles", recordó la CE, si bien considera que deben incrementarse las investigaciones en el "uso intensivo" de móviles a largo plazo.

Además, el séptimo programa marco europeo para la investigación dedica 3,5 millones de euros al proyecto Mobi-Kids, que estudia los riesgos de cáncer cerebral a causa de la exposición a campos de radiofrecuencia en la niñez y la adolescencia, y cuyos resultados se esperan para 2013 o 2014.

En su declaración de ayer, el grupo de trabajo OMS-IARC se refirió a un estudio, con datos hasta 2004, que detectó un incremento del 40% en el riesgo de gliomas entre aquellos usuarios que utilizaban el móvil con una frecuencia de media hora al día, en un periodo de diez años continuados.