Ante la inminencia de un nuevo acuerdo sobre Grecia

La banca y la deuda permiten al Ibex rozar los 10.500

Los rumores sobre Grecia han vuelto a dispararse, aunque esta vez para anunciar la inminente aprobación de un nuevo tramo de ayuda para Atenas. Una positiva noticia que los operadores de toda Europa han empezado a descontar y que, gracias a la banca y a la deuda, el Ibex ha podido traducir en un alza del 2,13%.

El Ibex de nuevo a los mandos
El Ibex de nuevo a los mandos

Nuevo capitulo de la crisis griega, y al contrario que de costumbre, con previsible final feliz. Desde luego, así lo han descontado los operadores europeos. Tras semanas hablando de reestructuraciones, quitas y desastres; los rumores pronostican la aprobación inminente de un nuevo tramo de ayuda para Grecia gracias a un relajo en las exigencias alemanas. Esta medida aliviaría en el corto-medio plazo los problemas de Atenas y daría un respiro al resto de la Eurozona. Un run run del que ya se han hecho eco Financial Times y The Wall Street Journal y que ha servido para llevar el optimismo a los parqués europeos. El Ibex no ha querido ser menos y ha cerrado con un alza del 2,13% que le ha servido para alcanzar los 10.476 puntos, aunque ha sido insuficiente para llegar a los soñados 10.500.

Por su parte, el mercado de deuda ha decidido también celebrar la posibilidad de un alivio de las urgencias financieras helenas, una situación de la que se ha aprovechado la prima de riesgo española que ha conseguido caer hasta los 234 puntos. Todo ello con las rentabilidades de los países centrales en ligera subida y la de los periféricos en leve retroceso, escenario que permite a los estados más castigados concederse una pequeña tregua. Esta situación ha tranquilizado también a un euro que se ha lanzado a recuperar parte de las posiciones perdidas durante las últimas semanas. De momento, la divisa comunitaria ya cotiza en los 1,44 dólares.

En el últimamente convulso mercado de las materias primas las cosas no han variado mucho. Los metales preciosos, oro y plata, siguen al alza y el petróleo se mantiene en el entorno de los 115-116 dólares. Todo ello en un perpetuo clima de inestabilidad en Oriente Próximo que los analistas ya pronostican que llevará al barril de Brent hasta los 130 billetes verdes en el medio plazo. Desde luego, los futuros de esta commoditie no pronostican un buen escenario.

EBRO FOODS 19,28 -2,72%
IBEX 35 6.416,40 0,07%

De vuelta al parqué madrileño, cabe destacar el negativo comportamiento de Ebro Foods. La compañía alimentaría ha fracasado en su intento de hacerse con la australiana Ricegrowers, que opera bajo la marca SunRice, y el mercado se lo ha hecho pagar. El castigo ha supuesto un 1,82% de descenso en su valor. El otro valor en rojo de la jornada ha sido la aerolínea IAG que sufre las consecuencias de una huelga de pilotos a la que todavía no se ha puesto fecha con un descenso del 1,14%.

Mientras tanto, la banca ha jugado el papel de estrella durante la sesión. Cada vez que hay mejoras en la deuda los valores financieros asoman la cabeza ante la posibilidad de una recuperación e el mercado del crédito, y esta vez no ha sido una excepción. Lo pueden atestiguar el Santander, que ha cerrado con un aumento del 4,02%, BBVA, que ha repuntado un 3,15%, o Bankinter que ha disfrutado de un alza del 2,3%. Sabadell y Popular, también en verde, han seguido esta estela alcista a cierta distancia al anotarse unos más modestos, pero nada desdeñables, 1,46% y 1,35%.