Cursos de Verano. Idiomas

El inglés, aliado ineludible para encontrar empleo

Estudiantes, desempleados, ejecutivos y directivos buscan mejorar su nivel de conocimiento del idioma global por excelencia en un entorno de creciente inseguridad laboral

No se entiende el mercado laboral actual sin el dominio de al menos un idioma extranjero, en concreto, el inglés. Esta lengua sigue siendo la más demandada por las empresas. No conocerla equivale a quedarse sin oportunidad laboral en múltiples sectores de actividad, máxime en pleno contexto de crisis económica. "En un mercado tan complicado como el que tenemos ahora es importantísimo hablar bien otros idiomas, tanto si se tiene trabajo como si no se tiene", explica Marta Galea, secretaria general de la Asociación Española de Promotores de Cursos en el Extranjero (Aseproce).

Este organismo prevé que hasta 9.000 profesionales en activo salgan este verano al extranjero a perfeccionar su nivel de inglés y así mejorar sus perspectivas laborales, en particular los colectivos de medicina y enfermería, ante la creciente demanda de estos titulados españoles en países de habla inglesa. Abogados, farmacéuticos, ingenieros, pilotos y controladores aéreos, profesionales del sector bancario, de marketing y de diseño completan los perfiles profesionales de aquellos que más se interesan por mejorar su nivel de inglés.

"En este periodo de crisis, muchas más personas vienen a consultarnos, bien porque se han quedado sin trabajo, bien porque están buscando y saben que es necesario tener un buen nivel de inglés", apunta Lourdes Bereciartua, directora del departamento de cursos en el extranjero de la red de academias International House, en Madrid. Este centro fue fundado por el intelectual británico John Haycraft, quien en 1953 abrió la primera academia de inglés en Córdoba, adonde había llegado tras atravesar toda Europa en vespa acompañado de su mujer. Hoy, International House tiene centros en 54 países.

Los ejecutivos pretenden desenvolverse con soltura en entornos informales

El aprendizaje de un idioma registra su mayor demanda durante los meses de verano, cuando los estudiantes tienen más tiempo. Londres, Oxford y Cambridge siguen siendo los destinos estrella, aunque empiezan a surgir otras ciudades inglesas menos solicitadas por españoles, como Chester o Bristol. Francia y Alemania continúan la lista de destinos más solicitados para aprender un segundo idioma.

Las academias también se centran en aquellos licenciados que quieren acceder al mercado de trabajo como ejecutivos júnior, debido a que "las empresas solicitan que ya hablen inglés", asegura Manuel Rivas, director general de la red de centros Interway. El segmento de directivos y ejecutivos, tan explotado con el boom de la globalización, está viviendo un bajón de la demanda arrastrado por la crisis económica. "Este tipo de programas suelen estar financiados por las empresas, que, en general, están reduciendo costes", añade Rivas.

Cuando los empleados pueden acceder a cursos de formación de idiomas, suelen recurrir al programa one-to-one, como llaman en International House a la estancia de los alumnos en casa de sus profesores. Los ejecutivos y directivos no tienen mucho tiempo, y esta fórmula les ofrece una inmersión total en el idioma. "Además, los profesores que ofrecen su vivienda son gente cultivada, que ha viajado y normalmente han tenido otra profesión, lo cual enriquece el intercambio", explica Lourdes Bereciartua.

El nexo con la cultura local es lo que al final buscan muchos de los ejecutivos que deciden embarcarse en un curso de verano. "Lo que quieren es desenvolverse con soltura en encuentros más informales, como comidas de negocio, donde muchas veces se cierran los acuerdos", añade Bereciartua. Por ello, esta academia ofrece programas que conjugan inglés general y financiero, médico, especializado en ingeniería, en derecho, marketing, política, periodismo o banca. Los cursos para ejecutivos restringen cada clase a seis personas como máximo, con horarios muy apretados, entre tres y ocho horas diarias. Los profesionales del sector aconsejan permanecer en el destino elegido un mínimo de dos semanas, para empaparse del idioma que quieren controlar.

En el método one-to-one, que otras academias de idiomas imparten en sus mismos centros de enseñanza en lugar de la vivienda del profesor (Interway llama a este tipo de programa home english lessons), se graban distintos tipos de presentaciones de los ejecutivos en inglés y se preparan ejercicios que simulan operaciones o negociaciones empresariales.

Aunque minoritarios, las academias de idiomas preparan cursos a medida para distintos gremios de profesionales. Interway, por ejemplo, organizó hace años un programa específico para militares.

Australia, puente hacia Asia

El país de las antípodas empieza a atraer cada vez más a ejecutivos españoles que, más allá de mejorar su inglés de negocios, quieren sobre todo acercarse al mundo empresarial asiático, en plena expansión.

La red de academias Go Study Australia ofrece desde hace tres años cursos específicos para este tipo de profesionales. "Australia tiene mucha presencia en los países asiáticos y relación con las principales universidades de Singapur y Hong Kong; es un sitio estratégico", explica Juan Carlos Martín, director general para España de esta red de centros de formación.

Este destino ofrece, además, la ventaja de que es aún desconocido para los hispanohablantes, lo cual favorece la inmersión total en el país y en su idioma. Los cursos duran un mínimo de tres semanas.

La cifra

9.000 profesionales saldrán este verano a seguir un curso de idioma en el extranjero, según la patronal del sector.