El abogado Julio Molinario entrará en el consejo a propuesta de CiU

El nombramiento de Carlos Ocaña como presidente de la CNE se da por cerrado

La pugna entre el ministro de Industria, Miguel Sebastián, y la vicepresidenta económica, Elena Salgado, por colocar a su candidato en la presidencia de la CNE parece haber concluido. Distintas fuentes del Gobierno dan por seguro que el futuro presidente del organismo regulador será el candidato de Salgado: Carlos Ocaña, actual secretario de Estado de Hacienda, con el que se comprometió hace mucho tiempo.

Carlos Ocaña
Carlos Ocaña

El nombramiento del actual secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, como futuro presidente de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) no despierta ya la más mínima duda en el Gobierno. Ocaña es el candidato de la vicepresidenta económica, Elena Salgado, a la que se atribuye un compromiso casi personal con su alto cargo para ocupar la presidencia del órgano regulador de la energía. En el Ministerio de Economía han declinado hacer ningún comentario al respecto.

Aunque en el PSOE habrían querido una mayor participación en los nombramientos, lo cierto es que los socialistas no han intervenido en los dos únicos que se han producido hasta ahora, el de Tomás Gómez, ingeniero y profesor de Electrotecnia de la Universidad Pontificia de Comillas, y el de Idoia Zenarruzabeitia, vicelehendakari del Gobierno vasco, que ha sido nombrada a propuesta del PNV.

Quedan pendientes cinco relevos: además del de la actual presidenta, Maite Costa, los de Jaime González, Sebastià Ruscalleda, Luis Albentosa y Jorge Fabra. A todos ellos, se les acaba el mandato el próximo seis de junio. Según diversas fuentes, uno de los puestos lo ocupará, a propuesta de CiU, el abogado del Estado Julio Molinario, quien fue director de la asesoría jurídica de Fecsa, la filial catalana de Endesa. A Molinario se le atribuye una estrecha amistad con Josep Antoni Duran i Lleida.

Cumplir los plazos

Aunque se desconoce si el Gobierno va a cumplir estrictamente los plazos para proceder a los relevos (a los cuatro consejeros que salieron el mes pasado, sin mediar explicación, Industria les prorrogó el último mandato al que tenían derecho por tres años), todo parece indicar que los cumplirá dentro de un orden.

El problema más grave que se le plantea a un Gobierno debilitado por el resultado de las últimas elecciones autonómicas y municipales, es que el Partido Popular se ha negado en rotundo a pactar los nombramientos de la CNE y la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT). Por tanto, los tres consejeros que faltan por elegir, en el primer caso, serían nombrados por el PSOE. Según la nueva normativa, el Consejo de Ministros deberá proponer a los candidatos cuyo nombramiento definitivo se produciría después de su comparecencia en el Congreso.

La falta de consenso político encierra un riesgo, ya que el PP, a través de su portavoz económico, Cristóbal Montoro, ha advertido que si los populares vuelven a gobernar tras las próximas elecciones, desmantelarán el organismo. Algo que ya hizo en su día con la primera Comisión del Sistema Eléctrico, que fue sustituida por la actual CNE, aunque sorprendentemente convivieron durante mucho tiempo.

Contrato de gas

El consejo de la CNE aprobó ayer una propuesta normativa para la implantación de un contrato tipo de suministro de gas a tarifa de último recurso. Con dicha propuesta, el regulador pretende que se unifiquen las condiciones de contratación para todos los clientes.

El regulador ha suspendido ya las primas a 1.082 fotovoltaicas

El consejo de la CNE acordó ayer suspender cautelarmente el pago de la prima equivalente a otras 131 instalaciones fotovoltaicas que no han acreditado la instalación de los equipos necesarios para la producción de electricidad a 30 de septiembre de 2008. Con ellas son ya 1.082 las plantas suspendidas.

En aplicación del real decreto 03/2010, del pasado 5 de agosto, hizo un requerimiento de información (facturas, albaranes de los equipos o certificados de obra, entre otros documentos acreditativos) a 9.041 instalaciones fotovoltaicas, para que acreditasen estar en regla para cobrar la prima más favorable, que se redujo a partir del 30 de septiembre de 2008.

De estas 9041 instalaciones requeridas, 840 optaron por la regularización que les ofreció el ministerio y pasaron a cobrar la tarifa menor aprobada después de esa fecha. De las 8.201 instalaciones restantes, la CNE ha analizado, hasta ahora, 5.072, de las cuales, no han acreditado estar en regla las citadas 1.082.

Por otro lado, la energía solar aportó en abril el 4,2% de toda la electricidad generada, con lo que batió el récord de contribución a la cobertura de demanda, que registró en junio de 2010.